window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-40999709-1');

Toyota crece cerca de un 8% en bolsa

Toyota sube casi un 8% en la bolsa asiática y sus ADR registraban un incremento del 5% antes de la apertura de Wall Street tras anunciar en su junta general un plan que permitirá avanzar tecnológicamente a la compañía y ahorrar en costes. Entre las medidas se incluye la incorporación de baterías de última generación en sus vehículos eléctricos a partir de 2026. Gracias a las soluciones que quiere implementar, el fabricante de automóviles más grande del mundo aspira a convertirse en líder mundial en el consumo de energía bajo el mandato de su nuevo CEO, Koji Sato, que ha apostado desde el principio por la sostenibilidad de su actividad.

Toyota está desarrollando baterías internamente a través de su unidad BEV Factory que abrió sus puertas en mayo. Son unidades para automóviles totalmente eléctricos que requieren materiales complejos: cada batería BEV equivale a 90 baterías híbridas eléctricas. A partir de BEV Factory, Toyota espera producir una media de alrededor de 1,7 millones de vehículos anuales para 2030. Por el momento, se ha fijado un objetivo en ventas de 1,5 millones de vehículos totalmente eléctricos por cada año hasta 2026 y 3,5 millones de unidades para 2030.

Entretanto se iniciará la comercialización de las baterías en estado sólido, que estarán disponibles entre 2027 y 2028. La idea es que estas baterías mejoren la autonomía de los coches entre un 20 y un 50% hasta los 1.000 kilómetros con 570 kilómetros para Tesla con autonomía extendida. En el anuncio de hoy, Toyota ha confirmado que ha conseguido superar un “obstáculo técnico” importante como era la duración de la batería de estado sólido, ya que su intención es incorporarlas también en sus modelos híbridos convencionales (HEV) y acelerar su implementación en los totalmente eléctricos (BEV).

Además de las mejoras aplicadas al campo de las baterías, la empresa tiene la intención de eliminar los transportadores en las fábricas y utilizar la fundición a presión en lugar de la soldadura, similar a los procesos aplicados por Tesla. El único punto negativo de la junta tuvo que ver con el medioambiente. Tres fondos de inversión pidieron a Toyota una mejora en sus discursos e implicación sobre el cambio climático, pero la compañía votó en contra y citó externalidades adversas. “Sin embargo, hay pocas posibilidades de que la eventual controversia ESG detenga la inversión de los grandes fondos de inversión”, apuntan desde XTB.

El buen desempeño de las acciones de Toyota se extendió a toda la industria de vehículos eléctricos. En los parqués occidentales, Tesla sube un 0,78% en Bolsa y el efecto se siente también en los productores de litio para baterías de automóviles, como Albemarle, que también registra ganancias desde la apertura de Wall Street.

Próxima

Entradas Relacionadas