El sector automovilístico en Europa

La evolución en Bolsa de las firmas automovilísticas europeas tiene algo de onírico. Parece un mal sueño que durante 2020 tuvieran que cerrar sus plantas por mandato de la pandemia de Covid-19 y que tanto producción como ventas se derrumbaran estrepitosamente. Muy lejos de aquella pesadilla, el índice sectorial europeo de automovilísticas ha remontado hasta niveles de abril de 2018 y se anota una fulgurante subida del 137% desde los mínimos de marzo del pasado año. En el año, avanza el 20%, en línea con la banca y construcción, los mejores sectores en Europa.

Haciendo gala de su carácter cíclico, el sector del automóvil disfruta de un rebote, pese a que, en el mejor de los casos, la vuelta a la normalidad no llegue hasta 2022. Con datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) las ventas entre enero y mayo de este año ascienden a 4,3 millones de vehículos, un millón más que en igual periodo de 2020, pero aún lejos de los 6,91 millones vendidos en el mismo periodo de 2019, año que representa ese regreso a la normalidad.

Goldman Sachs apunta a que Europa cerrará el año con un incremento de ventas de vehículos del 13,4% sobre 2020 y para 2022 su estimación de crecimiento de las ventas globales es del 4%. Además, indican que pese a la actual escasez de semiconductores, claves para el coche eléctrico, “creemos que la situación mejorará en 2022 y vemos una fuerte recuperación en el entorno de producción y recuperación de los volúmenes perdidos el próximo año, impulsado no solo por demanda subyacente, sino también por la oportunidad de reabastecimiento”.

La gran promesa de futuro para el sector está en las ventas de coches eléctricos, que en Europa aumentaron un 138% de enero a abril de 2021, con una cuota de mercado del 7% que irá creciendo a medida que avance el año.

Próxima

Entradas Relacionadas