Tik Tok congela su salida a bolsa

ByteDance Ltd., la empresa china propietaria de la popular aplicación de vídeos cortos TikTok, dejó en suspenso indefinidamente sus intenciones de cotizar en bolsa a principios de este año después de que las autoridades gubernamentales le dijeran que se centrara en abordar los riesgos de seguridad de los datos, según ‘The Wall Street Journal‘ (WSJ).

El gigante de las redes sociales con sede en Pekín, valorado por última vez en 180.000 millones de dólares en una ronda de financiación en diciembre, había estado considerando una oferta pública inicial de todos o algunos de sus negocios en Estados Unidos o Hong Kong, según personas familiarizadas con los planes de la empresa.

Sin embargo, el fundador de la empresa, Zhang Yiming, decidió congelar los planes a finales de marzo, después de reunirse con los reguladores del ciberespacio y del mercado de valores, que pidieron a la empresa que se centrara en abordar los riesgos de seguridad de los datos y otras cuestiones.

El enfoque cauteloso de ByteDance contrasta con el del gigante chino de los viajes en coche, Didi Global Inc, que gestiona la omnipresente aplicación de transporte en coche del país. Didi siguió adelante con sus planes de cotizar en bolsa en Estados Unidos a pesar de las sugerencias de la administración del ciberespacio de no hacerlo, en medio de la preocupación de que algunos de sus datos pudieran caer en manos extranjeras, informó The Wall Street Journal.

Didi recaudó 4.400 millones de dólares a finales de junio, pero ahora es objeto de una investigación de ciberseguridad y desde entonces se ha ordenado la retirada de su aplicación principal, y de otras 25 que opera, de las tiendas de aplicaciones chinas. La compañía sufrió fuertes caídas en bolsa con motivo de estas actuaciones.

Desde noviembre, las autoridades chinas han endurecido las medidas de control sobre las empresas tecnológicas del país, con una amplia campaña antimonopolio y nuevas normas para regular la recopilación de datos y las prácticas de ciberseguridad.

Una de las preocupaciones de Pekín ha sido que los datos recogidos por las empresas tecnológicas chinas podrían verse comprometidos como resultado de una mayor divulgación asociada a la cotización en Estados Unidos. Las autoridades también han tomado medidas contra la recopilación y el uso indebido de datos para proteger los intereses de los consumidores.

Próxima

Entradas Relacionadas