Los dividendos repartidos en España alcanzan los 4.600 millones de euros hasta marzo

Los dividendos repartidos en España alcanzan los 4.600 millones de euros hasta marzo

Los dividendos repartidos en España en el primer trimestre alcanzaron los 4.600 millones de euros (5.140 millones de dólares), lo que supone el 3% más que en el mismo periodo de un año antes y el mayor volumen desde 2014.

El pago de dividendos en el mundo aumentó un 7,8% hasta una cifra récord de 236.037 millones de euros (263.300 millones de dólares) en el primer trimestre, según un informe de la gestora Janus Henderson Investors publicado este lunes.

“Los dividendos mundiales no se vieron perjudicados por las preocupaciones acerca del crecimiento económico global”, dice el informe de la gestora, que para este año prevé una nueva remuneración al accionista récord de 1,43 billones de dólares.

Respecto a Europa, el informe detalla que los dividendos registraron su menor tasa de crecimiento desde 2009.

El crecimiento de los dividendos del 9,2% en Europa se vio impulsado por un pago extraordinario de unos 3.000 millones de euros (3.400 millones de dólares) distribuido por el grupo químico holandés Akzo Nobel.

Este hecho, explica el estudio, compensó el efecto de la caída de los tipos de cambio en Europa y bastó para que los dividendos totales europeos alcanzaran una cifra récord en el primer trimestre de unos 35.800 millones de euros (40.000 millones de dólares).

Semanas atrás, el Banco de España resaltó que los bancos deben acompasar los dividendos a los resultados y si ganan menos, tienen que repartir menos dinero entre sus accionistas porque el objetivo final es incrementar el capital. Este fue un mensaje del Informe de estabilidad financiera presentado este martes, que quedó remarcado este miércoles por la subgobernadora, Margarita Delgado, en un encuentro organizado por Deloitte en Madrid. También insistió en que los consejos de administración deben mejorar su labor de vigilancia sobre los gestores e implicarse en la política de riesgos que asumen los bancos.

Delgado comentó que “la política de distribución de dividendos capital debe adecuarse a generación capital” y pidió que los bancos no sean esclavos de sus políticas de comunicación en referencia a las promesas que realizan al inicio de los ejercicios. “La renta variable es variable y no fija, aunque parezca un mensaje sencillo, parece que algunos generan previsiones excesivamente rígidas; la variedad de los resultados debe traducirse en variedad en los dividendos”, advirtió la número dos de la supervisión. Este mensaje lo transmitió también el Banco Central Europeo (BCE) a finales del año pasado para todo el sector europeo.

Entradas Relacionadas