CaixaBank traslada a Madrid una veintena de empleados del área de mercados

CaixaBank traslada a Madrid una veintena de empleados del área de mercados

CaixaBank ha anunciado que reforzará su negocio de banca corporativa en Madrid, con la incorporación de una veintena de trabajadores procedentes del área de mercados de Barcelona, formada actualmente por unos 130 empleados y pertenecientes a la dirección financiera.

Este colectivo de trabajadores de perfil técnico da servicio desde la capital catalana a la unidad de banca corporativa, que tiene su base operativa en Madrid, y es la encargada del asesoramiento financiero a instituciones y grandes corporaciones.

El traslado de la veintena de trabajadores tendrá en todos los casos carácter voluntario y la dirección y los sindicatos están negociando las condiciones del mismo, con el objetivo de que se haga efectivo tras el verano, según han explicado fuentes sindicales, que han concretado que hay ya varias personas interesadas en moverse a Madrid.

Fuentes de la entidad han detallado que el objetivo de este movimiento es mejorar la eficiencia operativa del negocio de banca corporativa, manteniendo en cualquier caso parte de la plantilla en las dos ciudades.

Esta área tiene su equipo humano dividido entre Barcelona y Madrid: en la capital española está radicada la unidad comercial, que trata directamente con los clientes, mientras que en Cataluña está el equipo que le da servicio, encargado de ejecutar la contratación de los productos financieros que estipulan las grandes corporaciones.

Recientemente, CaixaBank, a través de Comercia Global Payments, la joint venture de la entidad financiera con la multinacional tecnológica Global Payments, ha acordado con la fintech Socialpay una alianza empresarial que permitirá innovar conjuntamente en soluciones de pago para los nuevos modelos de negocio.

La principal razón por la que la entidad ha apostado por Socialpay es por su diseño de una solución de pagos escrow: un sistema que permite que a la hora de realizar una compra en un marketplace o tienda online el comprador no pague directamente al vendedor, sino que la liquidación queda retenida en una cuenta intermedia. De este modo, cuando se efectúa la entrega de la compra o se asegura la prestación real de un servicio es cuando el vendedor recibe el pago.

Según ha revelado CaixaBank, se trata de un servicio conveniente en los nuevos modelos de economía digital para las dos partes involucradas en la transacción. Por un lado, el vendedor tiene garantizado el cobro del dinero por el producto o el servicio que presta, mientras que el comprador sabe que el vendedor sólo recibirá el dinero cuando reciba el producto o servicio correctamente.

Entradas Relacionadas