Bruselas mejora el crecimiento para España hasta el 2,8%

Sin comentarios

Este martes, la Comisión Europea ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para España, hasta situarlas en el 2,8% del PIB este año, cinco décimas más de lo que había calculado el pasado febrero.

También han ubicado en 2,6% el crecimiento en 2016, una décima más, gracias a la mejora del empleo, la relajación de las condiciones financieras, el aumento de la confianza y los bajos precios del petróleo.

Sin embargo, han detallado que la mejora es menos pronunciada en lo que se refiere a la tasa de paro, que se situará de media en el 22,4% en 2015, una décima menos que lo previsto en febrero, y en el 20,5% al final de 2016, dos décimas menos.

Además, pese al mayor crecimiento, Bruselas prevé que España incumpla su objetivo de reducción del déficit tanto este año como en 2016.

El Ejecutivo comunitario calcula que la deuda pública seguirá aumentando hasta el 100,4% este año y al 101,4% en 2016. Por su parte, la tasa de inflación se mantendrá en negativo a corto plazo al -0,6% en 2015 por la caída de los precios del petróleo. En 2016, la inflación volverá a territorio positivo, pero se mantendrá en un nivel bajo del 1,1%.

“Se prevé que el crecimiento gane un mayor impulso respaldado por las perspectivas mejoradas en el mercado laboral, la relajación de las condiciones de financiación y una confianza renovada, pero también ayudada por el entorno exterior favorable y una posición fiscal menos restrictiva”, asegura el Ejecutivo comunitario en el capítulo dedicado a España en sus tradicionales previsiones económicas de primavera.

“Estos factores sostendrán el crecimiento durante el horizonte de las previsiones, pese a la continua rémora de los altos niveles de endeudamiento público y privado y el desapalancamiento”, argumenta la Comisión.

La Comisión europea ha precisado que el consumo privado se mantendrá fuerte gracias a un crecimiento del empleo mayor del previsto y a un aumento de la renta disponible, que se beneficiará además de la caída de los precios durante 2015 y de la baja inflación después. También se producirá un aumento de la demanda, la mejora de las condiciones de financiación y el aumento previsto de las exportaciones favorecerán un aumento de la inversión.

Las exportaciones se acelerarán en 2015 y 2016 gracias a las continuas mejoras en la competitividad y la recuperación en los principales mercados de exportación de España.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.