Cómo viajar correctamente en el coche con sillas auto bebé

sillas auto bebe

No es nuevo que las sillas auto bebé reducen el riesgo de que los pequeños sufran alguna lesión grave si ocurre un accidente durante su viaje en coche. Para evitar posibles lesiones, no solo resulta vital utilizar un sistema de retención infantil adecuado a su altura y peso, sino que este sistema esté bien anclado al coche y que el niño esté correctamente colocado y sujeto en la silla de auto.

Según la altura y el peso del bebé, se deberá emplear un sistema de retención u otro, colocado también en función del tamaño del pequeño. De este modo, los niños más pequeños deberán ir colocados en sentido contrario a la marcha del vehículo para reducir así el riesgo de lesión en los choques frontales, normalmente los más frecuentes en carretera. Al colocar las sillas auto bebé a contramarcha, todo el cuerpo del bebé está en contacto con la silla, lo que amortigua el golpe y evita que la cabeza haga un brusco movimiento hacia adelante con el correspondiente riego de lesiones en el cuello. Así, lo más recomendable resulta mantener esta posición a contramarcha el máximo tiempo posible.

Asimismo, la silla deberá estar bien sujeta al asiento del coche. Para ello, existen dos sistemas de sujeción, el sistema tradicional de cinturones de seguridad, y el sistema Isofix, que proporciona una mayor facilidad de instalación frente al cinturón tradicional. Así como en la seguridad a favor de marcha el sistema Isofix aporta una mejor retención, cuando se viaja a contra marcha ambos sistemas son igual de seguros si la instalación se ha realizado de la forma adecuada.

Además, en los casos en los que en el coche viajen dos adultos, es aconsejable que uno de ellos viaje en la parte trasera con el bebé, para que cualquier contratiempo que ocurra durante el viaje pueda ser solucionado de manera inmediata, y facilitando que el conductor permanezca atento a su función.

Otro asunto muy importante y que es bastante desconocido, es la caducidad de las sillas de auto. Por lo general, tienen un periodo de caducidad medio de 7 años. Esto quiere decir que ese sería el tiempo máximo de uso de cualquier silla de seguridad del mercado. Lo que ocurre es que en el interior del vehículo, estos dispositivos se ven sometidos a enormes tensiones originadas por los frenazos y acelerones propios de la circulación, así como a cambios bruscos de temperatura, que deterioran considerablemente los materiales que conforman la silla y que son los que protegen a nuestros hijos en caso de un accidente. Por eso nunca deberíamos utilizar sillas de auto que tengan más de ese tiempo, o que ya hayan sido utilizadas, ni sillas de las que desconozcamos su historia. En general las sillas de auto, nuevas y actualizadas en normativa.

Por último, lo más recomendable es que para adquirir las sillas auto bebé donde van a viajar nuestros hijos, nos dirijamos siempre a comercios especializados, donde recibiremos la mejor atención por parte de personal formado en seguridad infantil.

 

Entradas Relacionadas