Fusión Unicaja-Liberbank

Fusión Unicaja-Liberbank

La ecuación de canje en la posible fusión de Unicaja y Liberbank es una de las principales incógnitas de la operación, ya que determinará la participación de control de cada entidad en el grupo resultante.

Esta es la clave en el corto plazo, aunque no se conocerá hasta finales de febrero, cuando terminarán los trabajos de la ‘due diligence’. Son muchos los analistas que valoran la posible ecuación final, aunque admiten que estos ajustes son “difíciles” de calcular con precisión por no disponer de toda la información necesaria para ello.

No obstante, por el “mayor” grado de avance en el negocio de Liberbank y según las estimaciones de ajustes de valoración para ambos bancos, la dirección de análisis de Banco Sabadell calcula en un informe fechado el 22 de enero, que la horquilla podría situarse en un 45% para Liberbank y un 55% para Unicaja

Este es el escenario que parece descontar el mercado, y que ha provocado que desde que se confirmó el inicio de conversaciones entre ambas entidades el pasado mes de diciembre, los títulos de Liberbank hayan mostrado un comportamiento muy favorable respecto a los de Unicaja. Las acciones del banco presidido por Pedro Rivero han subido más de un 18%, mientras que las del malagueño de Manuel Azuaga lo han hecho en torno a un 7%.

“La ecuación implícita en las cotizaciones ha ido favoreciendo a Liberbank, frente a una ecuación del escenario base que se situaba en niveles del 36% al 40% para Liberbank y del 64% al 60% para Unicaja”, señalan los analistas de Sabadell en su informe. En un documento actualizado, los analistas de Ahorro Corporación explican que la ecuación implícita en las cotizaciones de mercado posterior al ruido de la potencial fusión asignaba a Unicaja una participación superior, hasta el entorno del 60%.

Sin embargo, desde el 8 de enero, la reciente evolución relativa del valor implicaría un canje menor, del 44% para Liberbank y del 56% para Unicaja. En todo caso, explican que la ecuación de canje dependerá, entre otros aspectos, del resultado de la ‘due diligence’ actualmente en curso, que fijará los ajustes de valoración y las contingencias en cada banco a tener en cuenta de cara a obtener la valoración justa de cada entidad.

Entre otros aspectos, se analiza la cobertura y reconocimiento de activos improductivos en Liberbank, la contingencia de cláusulas suelo en Unicaja, la valoración de las participadas no cotizadas y carteras de bonos o los eventuales saneamientos de fondos de comercios o activos fiscales diferidos (DTAs).

Además, existe una especie de regla no escrita en el sector para las negociaciones de fusiones y adquisiciones (M&A) entre entidades financieras que otorga un peso del 80% a los fundamentales y hasta un 20% a los propios equipos negociadores, por lo que existen variables imponderables y que podrían inclinar la balanza a favor de uno u otro.

En otros informes de diciembre y principios de enero, BBVA Research y Citi, aseguraban que un índice de intercambio justo sería del entorno al 51% y 55% para Unicaja y del 49% al 41% para Liberbank.

Entradas Relacionadas