window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'UA-40999709-1');

Santander trata de frenar su revés bursatil

Las empresas reparten dividendos

La entidad presidida por Ana Botín ha caído un 5% en bolsa y se ha situado como la peor de todo el Ibex 35 tras señalar el Financial Times que varias compañías iraníes sancionadas por EEUU usaron empresas pantalla británicas para operar en el país y se valieron de varios testaferros que abrieron cuentas bancarias en la entidad española (Santander UK) y en Lloyds.

La acusación ha sido negada rotundamente por el banco, que ha señalado este lunes en un comunicado que “no ha incumplido la normativa estadounidense sobre sanciones impuestas a terceros de acuerdo con nuestra investigación. El banco cuenta con políticas y procedimientos para asegurar que se cumplen los requisitos relativos a las sanciones. Santander continuará colaborando proactivamente con las autoridades británicas y estadounidenses pertinentes”.

El banco niega así el resultado de la investigación del diario británico, que sitúa a Petrochemical Commercial Company (PCC), una empresa pública iraní sancionada desde noviembre de 2018 por EEUU, en el centro de un entramado corporativo acusado de canalizar dinero hacia la Guardia Revolucionaria de Irán y de colaborar con agencias de inteligencia rusa que estarían dando soporte a milicias proiraníes en Oriente Próximo.

PCC tiene una filial en Reino Unido llamada PCC UK que, a su vez, poseía en secreto dos compañías: Aria Associates y Pisco UK. La primera abrió una cuenta con Lloyds. La segunda, con Santander UK. Ambas lo hicieron a través de personas que ejercían de hombres de paja y las entidades han asegurado que cumplen con las obligaciones de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo y que notifican a las autoridades cuando detectan algún tipo de violación.

En el caso del banco español, se trata de Abdollah-Siauash Fahimi, que aparece en el registro mercantil británico como accionista único de Pisco UK, pero que tenía un contrato privado en el que certificaba que solo ostentaba los poderes en representación de PCC UK, según la investigación del Financial Times.

Multa por blanqueo de capitales

A Santander se le abre este frente apenas un año después de pactar una multa millonaria con el regulador británico, FCA. La entidad presidida por Ana Botín aceptó las conclusiones de una investigación civil de la Financial Conduct Authority sobre controles de blanqueo de capitales por hechos que ocurrieron entre 2012 y 2017.

La investigación se centró en los controles y gestión de los clientes del segmento de autónomos de mayor riesgo y su sistema de transferencias, entre los que se incluyen los llamados money service businesses (MSB). La investigación no derivó en ningún frente penal, ni para empleados ni para los propios clientes.

“La mala gestión de Santander de sus sistemas antiblanqueo de capitales y sus inadecuados intentos para solucionar el problema crearon un riesgo severo y prolongado de blanqueo de capitales“, afirmó Mark Steward, de la FCA, en el comunicado de este organismo.

Próxima

Entradas Relacionadas