El Ibex 35 resiste en los 8.200 puntos

La crisis del coronavirus vuelve a ser el principal foco de preocupación de unos inversores que, además, siguen lidiando con el reciente giro en las políticas monetarias de los bancos centrales para ir retirando poco a poco sus planes de estímulo. Las nuevas restricciones impuestas en Alemania y, sobre todo, en los Países Bajos (donde se ha decretado el confinamiento), han devuelto el miedo al impacto económico de la pandemia en la recuperación. Con este telón de fondo, el tradicional rali de fin de año va camino de convertirse en una corrección pocas veces vista por estas fechas. El Ibex 35 cerró la sesión del lunes con caídas del 0,8 % y logró mantener los 8.200 puntos, aunque en los peores momentos de la sesión las pérdidas casi rozaron el 3 %.

Las caídas más pronunciadas en la jornada de ayer han sido la de Grifols (-4,61 %), ArcelorMittal (-3,18 %), Siemens Gamesa (-1,88 %), Colonial (-1,87 %), CaixaBank (-1,62 %), Mapfre (-1,48 %) y Bankinter (-1,46 %). Por el lado contrario, solo registraron revalorizaciones Rovi (+3,33 %), en el que ha sido su primer día cotizando en el Ibex 35, Acciona (+0,38 %), CIE Automotive (+0,31 %), Solaria (+0,31 %), Red Eléctrica (+0,29 %) y Acerinox (+0,23 %).

Tras los descensos de la sesión, el saldo anual positivo para la Bolsa española se reduce a apenas el 2 %, lejos del 14,9 % que llegó a registrar hace seis meses, con una corrección respecto al pasado junio de más de un 11 %. Y los pronósticos no parecen nada claros. «El Ibex 35 tienen unas características sectoriales muy específicas, donde finanzas (28 %) y servicios públicos (20 %) son las dos ponderaciones más importantes. En consecuencia, la renta variable española tiene una exposición a la economía nacional por encima de la media (33 %) de los índices europeos», indican en un informe sobre el mercado español los analistas de Julius Baer. «En nuestra hoja de ruta el selectivo se encuentra entre los peores índices en términos de crecimiento esperado de los beneficios, cerca del mínimo histórico», insisten en relación a las dificultades de las empresas, especialmente las más ligadas al ciclo económico, para recuperar niveles de beneficios anteriores a la crisis.

Pandemia

Las dudas en torno al impacto de la pandemia en la recuperación económica también han golpeado de lleno al mercado de materias primas, con un desplome del 5 % en los precios del petróleo que ayer dejaba al barril de brent, de referencia en Europa, a punto de perder los 70 dólares. «Creemos que en situaciones como estas hay que mantener la calma y aprovechar posibles recortes en valores de calidad para incrementar posiciones», explican los analistas de Link Securities, recordando que, pese a la incertidumbre, la renta variable parece ser la única inversión capaz de ofrecer rentabilidades superiores a una inflación que, de momento, no parece transitoria.

Próxima

Entradas Relacionadas