La bolsa italiana se desmarca del Ibex 35

Los gestores de fondos y los estrategas ven que la brecha entre la bolsa de España y la bolsa italiana se ampliará aún más en 2022. 

Después de ir a la zaga del Stoxx Europe 600 durante el año pasado, el índice FTSE MIB de Italia ha subido un 20 por ciento en 2021, mientras que el IBEX 35 firma una testimonial subida del 3 por ciento.

ún más impresionante es el rendimiento de las pequeñas empresas del país: el índice FTSE Italia Small Cap ha subido un 48 por ciento este año.  

La estabilidad política, el buen crecimiento económico y las atractivas valoraciones han impulsado las acciones italianas, y el ascenso de Draghi a primer ministro en febrero ha tranquilizado a los inversores.

Por el contrario, la renta variable española se ha visto afectada por su alta exposición al sector turístico, que está luchando por recuperarse de la pandemia, y al debilitado sector de los servicios públicos. 

Draghi da estabilidad

Draghi ha dado a Italia “una estabilidad política única y credibilidad”, afirma Alberto Tocchio, gestor de carteras de Kairos Partners. “Italia es nuestra mejor elección dentro de Europa”. 

A principios de este mes, Fitch Ratings elevó la calificación crediticia de Italia, la primera mejora del país en cuatro años, en una señal de confianza en las políticas de Draghi que ayudaron a la economía a crecer más rápido que la media europea. 

“Históricamente, la política ha sido un gran detractor para la renta variable italiana, pero el Gobierno actual parece estar firme”, dijo Fabio Caldato, socio de Olympia Wealth Management, que prefiere Eni SpA y UniCredit SpA entre los valores italianos.

La fuerte exposición del mercado al sector financiero y a las de las empresas de valor podría ayudar a impulsar el rendimiento superior de Milán en los próximos meses. 

El final del mandato de Mattarella

Sin duda, Italia se enfrentará a una prueba política cuando el mandato de siete años del presidente Sergio Mattarella expire en enero. Los analistas llevan mucho tiempo sugiriendo que la reelección de Mattarella era el camino más fácil para asegurar la continuidad de Draghi, pero Mattarella ha señalado recientemente que no está dispuesto a un segundo mandato.

Draghi es visto como uno de los principales candidato a sustituirle. Su pronta salida del Gobierno podría interrumpir un proceso de reforma que es clave para reducir la deuda y revertir años de estancamiento económico.

Pero incluso después de las fuertes ganancias de este año, las valoraciones están aún a favor de Italia. Con una relación precio-beneficio a futuro de 11, el FTSE MIB sigue cotizando con un descuento del 26 por ciento respecto al Stoxx 600. 

El impulso de los beneficios ha sido fuerte desde la última temporada de resultados, según los estrategas de Barclays.

En España

Por el contrario, España ha tenido un rendimiento inferior durante la recuperación y es “poco probable que cambie de rumbo pronto debido a la caída en el consumo de los hogares, un sector de la construcción con problemas y una lenta recuperación del turismo”, señalan los estrategas en una nota reciente. 

El mercado español ha sufrido una mezcla sectorial menos favorable que su homólogo italiano, dijo Stefano Girola gestor de carteras de Alicanto Capital SGR. “El índice italiano se ha beneficiado de la presencia de fuertes activos industriales y una industria del lujo expuesta a China, que no existen en España”, dijo, citando a Ferrari y CNH Industrial como ejemplos.

El IBEX se ha visto perjudicado por su fuerte exposición al turismo a través de IAG y el gestor aeroportuario Aena.

La escasa rentabilidad de los servicios públicos, que tienen una ponderación del 22 por ciento en el índice de referencia, también fueron un lastre, afectados por la intervención del Gobierno para suavizar el impacto de la escasez de energía. 

Para que las acciones españolas se recuperen, el país tendría que registrar un crecimiento económico que sea “mayor que en el resto de Europa” para  impulsar sus bancos y su industria de servicios, especialmente el turismo, asegura Ricardo Seixas, gestor de fondos de Bestinver Gestión. 

Próxima

Entradas Relacionadas