Subidas en Europa a pesar del rebrote

Comienzo alcistas en Europa, en una jornada en la que habrá que estar muy atentos a las medidas que anuncien los distintos gobiernos de la región alemana, en concreto, y de Europa en general, para combatir la nueva ola de la pandemia.

El DAX de Fráncfort sube un 0,35% en los 15.933,70, el Ibex 35 escala un 0,23% en los 8.810 puntos, el FTSE de Londres avanza un 0,13% en los 7.295, el CAC de París suma un 0,33% en los 7.065,65 y la bolsa italiana repunta un 0,42% hasta los 27.224,00 puntos. La media europea, el Euro Stoxx 50, sube un 0,44% en los 4.295,15.

Política y macro

A nivel empresarial, destacar que hoy el Gobierno italiano debatirá el planteamiento de adquisición de Telecom Italia por parte de KKR cuando el fondo presente una propuesta vinculante.

Esta mañana se han conocido los datos de la confianza del consumidor en Alemania. El índice Gfk de confianza del consumidor en Alemania se sitúa en -1,6 puntos, el nivel más bajo desde el pasado mes de mayo. El dato anterior de noviembre se había situado en 1 puntos. El consenso del mercado esperaba un retroceso al -0,5 puntos. La confianza del consumidor suele anticipar la fortaleza de la demanda interna.

Asimismo, también en Alemania esta mañana se ha conocido, antes de la apertura de los mercados, que el producto interior bruto (PIB) de Alemania creció un 1,7% en el tercer trimestre, anunció este jueves el Instituto Federal de Estadística Destatis, revisando a la baja en 0,1 puntos porcentuales su estimación inicial publicada a finales de octubre. “La recuperación de la economía alemana continuó durante el verano”, dijo Destatis en un comunicado, luego de un aumento del 2% en el segundo trimestre (también revisado). En cambio a los expertos les preocupa que el crecimiento se estanque en el cuarto trimestre debido a la escasez de materias primas y componentes electrónicos. La tasa anual de PIB se mantiene al 2,5%.

Ayer también se conocía que la confianza empresarial alemana empeoró por quinto mes consecutivo debido a que los problemas de suministro en la industria manufacturera y un aumento de casos de COVID-19 empañaron las perspectivas de crecimiento. El Instituto Ifo dijo que su índice de clima empresarial cayó a 96,5 desde 97,7 en octubre.

Las expectativas de inflación a largo plazo en la eurozona bajan a mínimos de un mes en el 1,8303%.

Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), señalaba ayer que “un endurecimiento prematuro de la política monetaria podría provocar una recesión a largo plazo. No hay evidencias de que la actual subida de la inflación se vaya a mantener a medio plazo. No debemos perder la paciencia, si retiramos rápido los estímulos borraremos todo lo logrado hasta ahora. Debemos continuar con los estímulos, es necesario, de lo contrario corremos el riesgo de enviar un mensaje erróneo de endurecimiento de la política monetaria. La forward guidance sobre la inflación subyacente no es aún satisfactoria”.

Por su parte, Jens Weidmann, presidente del Bundesbank y el miembro del Consejo de Gobierno del BCE explicaba que “la inflación tendrá su pico en el 6% en Alemania y apenas caerá por debajo del 3% a finales de 2022. El BCE no debería mantener su política ultra acomodaticia durante mucho más tiempo debido a la incertidumbre en torno a la inflación. El crecimiento en Alemania estará por debajo de lo que anticipó el Bundesbank en junio, la recuperación sufrirá un retraso. En Alemania y en la eurozona predominan los riesgos al alza para la inflación. El PEPP no debería ser extendido a otros programas. Estamos viendo un incremento de las quejas por falta de mano de obra por parte de las empresas”.

Las infecciones por coronavirus batieron récords en algunas partes de Europa el miércoles, siendo el continente una vez más el epicentro de una pandemia que ha provocado nuevas restricciones a la movilidad y ha hecho que los expertos en salud presionen para ampliar el uso de las vacunas de refuerzo.

El Gobierno de Estados Unidos incluyó el miércoles a una docena de empresas chinas en su lista negra comercial por motivos de seguridad nacional y política exterior, alegando en algunos casos su ayuda en el desarrollo de los esfuerzos de computación cuántica del ejército chino.

También en EEUU, un número cada vez mayor de responsables de la Reserva Federal indicaron que estarían abiertos a acelerar la eliminación de su programa de compra de bonos si la alta inflación se mantiene y a actuar más rápidamente para subir los tipos de interés, según mostraron las actas de la última reunión de política del banco central de Estados Unidos.

Próxima

Entradas Relacionadas