Erdogan vuelve a hundir la lira turca

El presidente de Turquía ha defendido los tipos de interés bajos con el objetivo de impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo, lo que provoca que la cotización de la lira turca continúe con su desplome y aseste un nuevo golpe a la entidad presidida por Carlos Torres. De hecho, este martes, la entidad se ha situado entre las más bajistas al caer un 2,42% en el Ibex 35.

Este martes, la depreciación de la lira turca frente al euro es de más de un 11% y la principal divisa europea ya se intercambia por 14,5 liras. El castigo durante este curso es notable ya que a comienzos de 2021 se comerciaba por poco más de nueve liras. Sin ir más lejos, la semana pasada, el Banco Central de Turquía asestó un duro golpe a su cotización tras recortar en un punto los tipos de interés, hasta el 15%, pese a la elevada inflación que sufre el país y que roza el 20%.

Erdogan defendió este lunes el abandono de las viejas políticas monetarias, basadas en altos costes de endeudamiento y una moneda fuerte para desacelerar el incremento de los precios. Por tanto, ha destacado que apostará por una nueva estrategia que priorice mayores inversiones, las exportaciones y la fuerte creación de empleo. Todo ello, tras recortar el Banco de Turquía los tipos en cuatro puntos desde septiembre, pese a que numerosos inversores institucionales han alertado de que su política monetaria es errática.

Este nuevo revés de la lira se produce tras el lanzamiento de BBVA de una opa por la mitad del banco turco Garanti que no controla por 2.249 millones de euros. La entidad española ha ofrecido 12,20 liras turcas en efectivo, con una prima del 15% respecto al precio de cierre previo a la oferta, y elige así Turquía para crecer con compras, lo que provocará que eleve su exposición a mercados emergentes.

Su presidente, Carlos Torres, justificó esta decisión en que “esta operación es una magnífica oportunidad para invertir en nuestra filial en Turquía y generar valor para nuestros accionistas”. Además, destacó que “es una operación de enorme valor para los accionistas de BBVA, con un elevado retorno sobre la inversión y un consumo de capital muy limitado, por el tratamiento actual de los minoritarios. Además, supone una oportunidad para que los accionistas de Garanti BBVA puedan vender sus acciones a un precio atractivo”.

Próxima

Entradas Relacionadas