Siemens Gamesa pierde un 12% en bolsa

La cotización de Siemens Gamesa se desploma casi un 12% y se sitúa como el farolillo rojo del Ibex 35 tras un ‘profit warning’ lanzado por una de sus ‘rivales’, la danesa Vestas, que ha enfriado sus pronósticos anuales como consecuencia de los problemas en su cadena de suministro.

El recorte en las previsiones de Vestas no solo ha provocado que los títulos de la danesa se desplomen cerca de un 15% mientras que ha tenido su efecto arrastre en el resto de compañías del sector. En España, Solaria se deja algo más de un 9% mientras que Acciona retrocede en torno a un 4,5%. Por su parte, en Alemania la participada por Acciona, Nordex, cae más de un 10%. Este comportamiento es lo que hace que el Ibex 35 se descuelgue con respecto a los índices europeos ya que el selectivo español cede cerca de un 1% mientras que el Cac 40 avanza un par de décimas tras lograr un nuevo máximo histórico este martes.

El mercado descuenta que la advertencia de Vestas puede ser la tónica dominante en el sector. La cadena ha lanzado este aviso tras obtener un beneficio neto de 156 millones de euros en los nueve primeros meses de 2021, lo que representa una caída del 23,9% en comparación con el mismo periodo de 2020. Los ingresos del fabricante danés entre enero y septiembre alcanzaron los 11.036 millones de euros, un 4,6% más que un año antes, con un volumen de pedidos de 9.100 millones, incluyendo 3.000 millones en nuevos encargos durante el tercer trimestre.

Entre julio y septiembre, el beneficio neto de Vestas se redujo un 57,6% respecto del mismo periodo de 2020, hasta 123 millones de euros, mientras que sus ventas sumaron 5.538 millones de euros, un 16,1% más. “El trimestre se caracterizó por la inestabilidad de la cadena de suministro y el aumento de los precios de la energía, así como una acelerada inflación de materias primas, transporte y componentes de turbinas, que afectó gravemente la rentabilidad y limita la visibilidad”, señaló el presidente y consejero delegado de Vestas, Henrik Andersen.

De cara al conjunto del ejercicio, la danesa advirtió de que la inestabilidad de la cadena de suministro y la inflación de costes causada por la pandemia continúan afectando a la industria de la energía eólica, por lo que ha revisado sus expectativas. De este modo, Vestas continúa esperando alcanzar unos ingresos de entre 15.500 y 16.500 millones de euros, pero ahora prevé lograr un margen de EBIT antes de partidas especiales de alrededor del 4%, frente a la anterior horquilla de entre el 5% y el 7%.

“Con la inestabilidad de la cadena de suministro y los altos costos de componentes, materiales y transporte que se espera que duren a lo largo de 2022, así como las crecientes crisis climáticas y energéticas que hacen que nuestras soluciones sean cada vez más importantes, nuestro enfoque pasa por mitigar el impacto de factores externos para proteger la rentabilidad y ejecutar en nuestra estrategia sin comprometer la seguridad o la calidad”, subrayó el máximo ejecutivo de Vestas.

Próxima

Entradas Relacionadas