Ventajas que trae el DAX 40

Hasta el viernes pasado, el DAX 30 ha mostrado la evolución de las 30 empresas más grandes y con mayor liquidez del mercado de valores alemán. Un índice que se ha mantenido sin cambios hasta hace unos días. El índice se reforma en un plan que contempla varios puntos aunque el más importante es que el DAX pasa de 30 a 40 valores  con unos criterios para formar parte del índice como tener resultados positivos a partir de diciembre  y se instauran obligaciones de notificación y normas de cumplimiento normativo.

Unas medidas que se toman para “limpiar” el daño en la reputación que supusieron casos como el de WireCard o la sensación entre muchos analistas de que en el índice cotizan empresas con un elevado endeudamiento y pocas compañías rentables. . ¿Qué opinión merece entonces el índice bursátil más importante de Alemania? ¿Cómo se ha comportado en comparación con otros índices europeos? ¿Y qué mejoras supondrá la reforma?

El Dax es mejor cotizando que su reputación

Las dos primeras cuestiones las hemos abordado en el estudio Dax: Leit- oder Leidindex (Dax: índice de referencia o de sufrimiento) elaborado por el Flossbach von Storch Research Institute, y los resultados muestran que, a decir verdad, el Dax es mejor que su reputación, asegura Kai Lehmann, analista de investigación senior del Instituto Flossbach von Storch

Desde 2010 hasta el 30 de septiembre de 2020, el Dax 30 registró un aumento de valor cercano al 113 %, incluyendo dividendos.  Un índice que se comportó mejor que el esto de índices europeos con el índice suizo (SMI) como único índice que logró un rendimiento superior en el período. 

El rendimiento relativamente bueno del Dax 30 tiene una explicación fundamental: durante ese tiempo, el crecimiento de la facturación de las empresas del Dax fue, con una media anual del 2,4 %, muy superior al de la Cotation Assistée en Continu francesa (CAC40), con una media del 1,4 % anual, o al del IBEX español, con un 0,8 %. En cuanto a la rentabilidad o el aumento de los beneficios, con una media del 3,1 % anual, las empresas del Dax no solo están muy por delante de los índices de referencia del sur de Europa, sino que también desbancan a las empresas del SMI suizo, cuya evolución fue algo mejor.

En una comparación a nivel europeo, tampoco se sostiene la afirmación de que otros índices de referencia del continente presentan una mayor diversidad de empresas y reflejan mejor el ambiente económico general de los distintos sectores. De hecho, el índice español comprende 35 empresas; el italiano y el francés, 40 cada uno, y el suizo SMI, únicamente 20. Solo el Financial Times Stock Exchange británico (FTSE) llega a las 100 compañías, una cifra mucho más alta.

Sin embargo, esto último no significa que la diversificación de sectores sea mejor. Por ejemplo, “si tenemos en cuenta la capitalización de mercado de las empresas del Dax, el 53,8 % de ellas pertenecen a los tres sectores principales. En el caso del índice suizo, la cifra alcanza incluso el 80 %. También el FTSE 100 está por encima del valor alemán”, asegura Lehmann.

Así pues, el Dax no tiene un mayor riesgo de concentración que otros grandes índices bursátiles europeos, aunque sí presenta una proporción relativamente alta de valores de consumo cíclicos. Por el contrario, el sector de la energía y el financiero tienen una escasa representación, mientras que en los índices italiano y español tienen un peso importante, lo que a su vez explica su débil evolución. ¡Más ahora que las eléctricas españolas están sufriendo el Decreto  del Gobierno para controlar  la subida de la luz! 

El plan de Deutsche Börse de reestructurar el Dax 30 después de más de tres décadas de existencia se antoja un resurgimiento que, según la propia Deutsche Börse, pretende convertir el índice en una referencia “más resiliente y representativa”. A partir de ahora, solo las empresas rentables podrán incorporarse al índice alemán, y deberán cumplir además ciertas normas de gobierno corporativo.

Con independencia de cómo se defina el término rentabilidad y de cómo se mida esta para todos los sectores, una cosa está clara: en el futuro, los candidatos en quiebra y los que no cumplan con la obligación de publicar sus estados financieros consolidados en el plazo previsto ya no tendrán cabida en el Dax. 

Próxima

Entradas Relacionadas