La SAPC de Zegna: el lujo más accesible

La empresa italiana Ermenegildo Zegna saldrá a Bolsa y lo hará en Estados Unidos. El centenario fabricante de trajes de caballero de alto precio dijo el lunes que cotizará en Nueva York mediante la fusión con una empresa cheque en blanco dirigida por el exjefe de UBS Sergio Ermotti y el grupo de capital privado Investindustrial. Es un giro de 180 grados para la empresa familiar en un momento en el que los ingresos aún no se han recuperado del todo de la pandemia. Con un valor empresarial de 3.200 millones de dólares (2.700 millones de euros), al menos parece más asequible que la mayoría de sus rivales del lujo.

Fundada en 1910 como fabricante textil en la provincia septentrional italiana de Biella, Zegna es un líder mundial en ropa masculina de alta gama. Sin embargo, la cancelación generalizada de las ocasiones formales en los últimos 18 meses la ha golpeado con fuerza. Los ingresos principales de la compañía, que incluye la marca de moda estadounidense Thom Browne, cayeron a 1.000 millones de euros en 2020 desde 1.300 millones en 2019. Espera que las ventas se recuperen hasta solo 1.200 millones de euros este año, según las previsiones publicadas el lunes.

La incertidumbre se refleja en el precio. La operación sitúa el valor empresarial de Zegna en unas 2,3 veces sus ingresos previstos para 2021. Su rival italiano Salvatore Ferragamo cotiza a 2,9 veces, mientras que los grupos de lujo Prada, Kering y Moncler se valoran en más de 5 veces las ventas. Su valor de empresa, de alrededor de 18 veces el ebit básico ajustado previsto para 2022, de 142 millones de euros, según los datos de la compañía, es inferior al de siete grandes empresas cotizadas del sector.

Cotizar en Estados Unidos no es precisamente un respaldo a la tradición Made in Italy sobre la que ha construido su nombre Zegna. Sin embargo, el consejero delegado, Gildo Zegna, cuya familia conservará una participación del 62%, espera que la medida genere un mayor conocimiento de la marca en el continente americano, que debería de representar el 15% de las ventas de ropa y accesorios este año. También quiere utilizar los ingresos para impulsar las ventas digitales y podría considerar adquisiciones.

Los inversores, incluidos los accionistas no revelados que han acordado invertir otros 250 millones de dólares (210 millones de euros) como parte del acuerdo, tendrán que confiar en la capacidad de Zegna para hacer frente a un entorno más difícil. Aunque los extensos confinamientos han acelerado el alejamiento de la ropa formal, hay señales de que el grupo se está adaptando. La ropa informal representó el 51% de las ventas de productos de la marca Zegna hasta mayo de este año, frente al 38% de 2016. A pesar de los desafíos, la cotización de Zegna mediante una SPAC podría representar un camino asequible hacia el lujo.

Próxima

Entradas Relacionadas