La inflación en EEUU también afecta a Asia

Las bolsas asiáticas caían la semana pasada, después de que el mayor aumento de la inflación en Estados Unidos en 13 años alimentara las expectativas de los inversores sobre la posibilidad de que la Reserva Federal abandone sus estímulos pandémicos antes de lo previsto. El índice de precios al consumo de Estados Unidos.

Las acciones mundiales han subido en las últimas semanas, lo que llevó al indicador más amplio de acciones mundiales de MSCI a un récord el martes pasado, ya que los inversores apuestan por una recuperación económica mundial que sea lo suficientemente débil como para permitir que los bancos centrales mantengan una política monetaria de talante flexible.

El miércoles, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ, por sus siglas en inglés) anunció inesperadamente que pondría fin a su programa de compra de bonos a partir de la próxima semana, lo que provocó una fuerte subida del “kiwi”, ya que los mercados apuestan por una inminente subida de tipos. Las acciones europeas abrían a la baja el miércoles, mientras los inversores revaluaban las perspectivas de política monetaria.

El Nikkei japonés cayó un 0,38%

El índice MSCI más amplio de acciones de Asia-Pacífico -que excluye a Japón- bajaba un 0,24%, mientras que los valores chinos caían un 1,08%, el Hang Seng de Hong Kong cedía un 0,7% y el Kospi de Seúl perdía un 0,21%. El Nikkei japonés caía un 0,38%. Los inversores están atentos a la comparecencia semestral del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso de EEUU el miércoles y el jueves para obtener más pistas sobre si el banco central tomará medidas más agresivas para frenar el aumento de la inflación.

La comparecencia de Powell se produce en un momento en el que el Gobierno estadounidense sigue impulsando los estímulos fiscales para impulsar la economía del país. Los demócratas de la Comisión de Presupuestos del Senado de EEUU alcanzaron a última hora del martes un acuerdo sobre un plan de inversión en infraestructuras de 3,5 billones de dólares, que pretenden incluir en una resolución presupuestaria que se debatirá a finales de este verano.

Mientras tanto, en Asia, China publicará el jueves los datos de crecimiento económico del segundo trimestre, el mismo día en que entrará en vigor un recorte de los requisitos de reserva para los bancos, que liberará 1 billón de yuanes (154.470 millones de dólares) para ayudar a reforzar una recuperación económica desequilibrada.

La pandemia pesa sobre el gasto de los consumidores

Los economistas de un sondeo de Reuters esperan que el crecimiento económico de China se haya ralentizado en el segundo trimestre, ya que los mayores costes de las materias primas perjudicaron a las fábricas y los nuevos brotes de COVID-19 pesaron sobre el gasto de los consumidores. El primer ministro chino dijo el martes que el país tomará “medidas integrales” para aliviar el aumento de los precios de las materias primas.

Próxima

Entradas Relacionadas