SolarPorfit debutará en el BME Growth

La compañía SolarProfit, que instala placas fotovoltaicas a particulares y empresas, se prepara para debutar ya este año en el mercado BME Growth, el antiguo MAB, y prevé doblar ingresos en 2021 respecto a 2020 y tener presencia física en Francia y Portugal a finales de 2022 o en 2023.

En una entrevista concedida a EFE, Roger Fernández, director de operaciones de SolarProfit, ha explicado: «El objetivo a priori es salir a bolsa en 2021, pero tampoco tenemos una prisa excesiva», respecto a si saldrán al parqué ya en 2021 o bien en 2022.

Ha comentado que está «trabajando toda la estructura de empresa para poder hacer esta salida a bolsa. Estamos aún en la fase inicial, diseñando la propuesta al inversor».

En todo caso, Fernández ha aclarado que él y Óscar Gómez, fundadores de la compañía, que controlan a partes iguales, seguirán ostentando «la mayoría» del capital social tras la salida a bolsa.

«Uno de los objetivos estrella de este año será conseguir ser una empresa cotizada», ha dicho Fernández, que ha remarcado, no obstante, que SolarProfit busca debutar en el BME Growth «más por una cuestión de prestigio y publicidad que por una cuestión de captar capital para continuar con el crecimiento», porque la compañía genera un «cash flow -flujo de caja- muy positivo que nos permite retroalimentarnos».

Asimismo, ha apuntado que se plantean usar parte del capital que se obtenga con la salida a bolsa para poner en marcha «una campaña de marketing y publicidad» para posicionarse como referente en toda España y también para potenciar el negocio industrial.

Y es que actualmente en torno a un 80 % de su negocio proviene de la instalación de placas fotovoltaicas para el autoconsumo residencial, es decir, para particulares, y el negocio industrial representa el 20 % restante.

En los últimos años, SolarProfit ha crecido  casi doblando sus ingresos año a año -2,5 millones en 2016, 5,4 millones en 2017, 7,5 millones en 2018 y 14,3 millones en 2019-, una expansión algo frenada por la pandemia, ya que SolarProfit facturó unos 18 millones en 2020, un 28 % más que en 2019.

Pese a lograr ese repunte a dos dígitos, SolarProfit quiere volver a recuperar el ritmo de crecimiento exponencial y para este año plantea ingresar «entre 36 y 40 millones de euros», ha apuntado Fernández, es decir, el doble que en 2020, algo que están en línea de conseguir, sostiene, puesto que a estas alturas de año ya han hecho tantas instalaciones como en todo 2020.

De cara a los próximos años, «nuestro plan es seguir la tendencia de crecimientos de tres cifras, que nos permitan ir cogiendo una cuota importante en el mercado español, doblando por tanto la facturación año tras año. Si analizas la tendencia y haces una proyección, nos moveremos entre 80 y 100 millones de euros de facturación en 2022, y seguramente en 2023, si mantenemos la tendencia, estaremos sobre los 200 millones», ha apuntado.

Preguntado por si se plantea hacer adquisiciones de compañías para acelerar su crecimiento en España, sostiene que no está dentro de sus planes, porque el modelo que han creado les permite «crecer a una velocidad muy alta sin necesidad de adquirir empresas de la competencia o de socios» que les puedan complementar.

En cambio, sí que ha confesado que SolarProfit se plantea adquirir «pequeñas empresas» en Francia o en Portugal para facilitar su entrada en esos países, donde aspira a tener presencia física a finales de 2022 o bien en 2023, dado que ahora están muy centrados en España.

Además de Cataluña, donde tiene una cuota de mercado del 50 %, SolarProfit dispone de una segunda central en Madrid y de oficinas en País Vasco, Baleares, Andalucía y la Comunidad Valenciana, y ahora se plantea abrir dos oficinas más, una en Galicia y la otra en Sevilla o Murcia.

Fernández ha asegurado que el cambio de normativa sobre el autoconsumo energético, en 2019, «dio el pistoletazo de salida» al boom de las placas fotovoltaicas, y que SolarProfit se encontró con una dinámica de crecimiento «muy grande», fruto de la propia demanda del mercado y también gracias a su visión de empresa.

Por otra parte, Fernández ha admitido que los fundadores han recibido diversas ofertas de compra por la empresa. «Las hemos tenido, pero no las hemos escuchado», ha aclarado.

También se han interesado por aliarse con ellos «si no todas, casi todas» las grandes energéticas españolas, pero han rechazado de momento cualquier asociación de este tipo.

Este crecimiento exponencial durante los últimos años ha llevado a la compañía a disponer ya de 411 empleados, una cifra que crece semana a semana, hasta el punto que Fernández estima que «en un año» probablemente superarán el millar de empleados.

Próxima

Entradas Relacionadas