El Ibex pone fin al crecimiento de cuatro meses consecutivos

Las presiones inflacionistas, la expansión de las nuevas variantes del virus y los ajustes de carteras propios del cierre de semestre han actuado en las últimas sesiones como freno para las Bolsas, un movimiento que en apenas cuatro jornadas ha llevado al Ibex 35 a poner en peligro los 8.800 puntos, nivel que no pierde desde finales de abril. Con un descenso del 1%, el selectivo español cae un 3,58% en junio, el primer mes desde enero en el que la Bolsa española registra pérdidas.

La reunión de la Reserva Federal y el adelanto de las expectativas de subida de tipos en EE UU supusieron el 16 de junio un punto de inflexión para las Bolsas. Desde entonces los principales índices europeos han pasado de marcar máximos a dejarse llevar por la recogida de beneficios. La remota posibilidad de que los bancos centrales retiren las medidas puestas en marcha tras el estallido de la crisis ha acentuado la corrección en un mercado que empezaba a dar señales de sobrecompra después de las fuertes revalorizaciones que acumulaba desde noviembre.

El Ibex 35 no queda al margen desde esta corriente y desde los máximos anuales se deja un 4,95%. Este débil desempeño no empaña el buen hacer de Bolsa ni en su tercer trimestre consecutivo al alza (sube un 2,81%) y ni en el semestre. Con una revalorización del 9,26% el selectivo español supera con nota la primera mitad del año, un buen resultado pero que se sitúa por debajo de los ascensos del 14,95% que llegó a acumular en los momentos de mayor euforia cuando la Bolsa española se convirtió en uno de los índices con mejor desempeño en el año.

Junto al Ibex 35, el Mib italiano fue el otro índice europeo que escapó a las ganancias en junio tras registrar un recorte del 0,27%. A diferencia de la mayoría de selectivos del Viejo Continente que han logrado recuperar niveles prepandemia e incluso marcar máximos históricos, las Bolsas periféricas junto al FTSE británico (0,21%) continúan estando por debajo de los niveles previos al estallido de la crisis. Por su parte, el Dax alemán avanza un 0,71% en el mes y el Cac francés, un 0.94%. Al otro lado del Atlántico y con los inversores animados por el acuerdo bipartidista para sacar adelante al plan de infraestructuras, el S&P 500 ha marcado un nuevo máximo histórico con un alza del 2,22%, ascensos que en el Nasdaq han alcanzado el 5,5% mientras el Dow Jones ha retrocedido un 0,08%.

Aunque en las últimas jornadas las dudas han vuelto a hacer acto de presencia, el consenso de los analistas se sigue mostrando optimista con el futuro de la Bolsa. La ausencia de alternativas de inversión unida a la mejora de los datos macroeconómicos y la abundante liquidez que sigue imperando en los mercados son los principales pilares para prolongar la corriente alcista, una tendencia que podría llegar en las próximas semanas de la mano de la campaña de resultados que como señalan desde Renta 4 podrían rebajar el grado de exigencia de las valoraciones absolutas alcanzadas por muchas cotizadas.

En el mercado de deuda y de manera generalizada a lo largo de junio las rentabilidades han prolongado la tendencia alcista de los últimos meses, aunque estan por debajo de los máximos anuales. El bono español cierra en el 0,41% con el bund en el -0,2% y el bono de EE UU a 10 años, en el 1,45%.

El cártel de los países productores de petróleo (OPEP) más Rusia, se reúnen hoy para tratar de acordar cuál será la producción de crudo a partir de agosto y si mantienen el incremento de la producción previsto dada la recuperación económica y el aumento de la demanda. Una cita que llega con el Brent en los 75 dólares, máximos de 2018.

Próxima

Entradas Relacionadas