La CNMV recibe en 2020 un total de 274 notificaciones de operaciones sospechosas de abuso de mercado

La CNMV recibe en 2020 un total de 274 notificaciones de operaciones sospechosas de abuso de mercado

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) analizó en 2020 un total de 274 notificaciones de operaciones sospechosas de constituir abuso de mercado, lo que supone 64 menos respecto al dato de 2019.

Las personas que tramiten o ejecuten operaciones profesionalmente, los organismos rectores del mercado y las empresas de servicios de inversión que gestionen un centro de negociación, así como las sucursales de empresas de servicios de inversión o entidades de crédito, deben contar con mecanismos para prevenir y detectar operaciones con información privilegiada o de manipulación de mercado, así como la tentativa de realizar este tipo de actividades.

Estas operaciones y órdenes detectadas se deben notificar sin demora a la autoridad competente de cada país (CNMV en España). Cuando afectan a valores extranjeros, las autoridades las redirigen a la autoridad competente del valor en cuestión.

La CNMV recibió el pasado ejercicio 274 comunicaciones sobre operaciones sospechosas, 64 menos que un año antes, debido fundamentalmente a que las comunicaciones recibidas de otras autoridades competentes europeas se redujeron de 132 a 88.

La mayoría de instrumentos de los que se alertó en las comunicaciones fueron las acciones. El 85% de las comunicaciones recibidas hacían referencia a instrumentos de renta variable (239), seguidos de la renta fija (19) y los derivados (21). La CNMV ha destacado una abrupta disminución de las comunicaciones de renta fija recibidas, que se redujeron un 62% respecto a 2019.

Por la tipología de la infracción comunicada, las comunicaciones sobre información privilegiada o el intento de su uso suponen más de la mitad de las recibidas, una cifra similar a la de años precedentes. El resto, corresponden a posible manipulación de mercado.

En cuanto al tipo de entidad que remite la comunicación, destacaron las empresas de servicios de inversión, con 181 comunicaciones, seguidas de otras autoridades competentes (88) y los mercados (5).

La CNMV evalúa la calidad de las comunicaciones de operaciones sospechosas recibidas, teniendo en cuenta si la información es completa, si la descripción de la operativa es precisa y si los indicios son suficientes, razonables y plausibles en cuanto a la posible conducta contraria a la normativa de abuso de mercado.

La calidad mejoró en 2020, tanto en términos absolutos como relativos, calificándose más de la mitad de las comunicaciones recibidas como de calidad media o media/alta.

El principal aspecto a mejorar es la identificación de la lógica y coherencia de la conducta comunicada a los efectos de considerar la existencia de posibles indicios de uso de información privilegiada o manipulación de precios.

Las autoridades de la Unión Europea han acordado en el marco de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) un plazo de 60 días naturales como orientación de lo que, en general, se considera razonable para realizar las comunicaciones.

Sin embargo, los plazos en los que se han recibido algunas comunicaciones “ponen de manifiesto un cierto desfase temporal entre la fecha de la operativa sospechosa y la fecha en la que se comunica la operación a la CNMV”.

La cifra de comunicaciones recibidas con retraso fue de 45, remitidas por 12 entidades financieras. La CNMV detecta un leve incremento en el número de aquellas respecto de 2019 (36%), como consecuencia, según el organismo, del elevado volumen de negociación resultado de la pandemia del coronavirus.

Próxima

Entradas Relacionadas