Estabilidad ante la crisis: servicios económicos para ti y para tu negocio

Mantenerse a flote en materia económica es uno de los retos más complejos a los que nos enfrentamos en el día a día, independientemente de si hablamos del marco personal, como si lo hacemos del corporativo. La crisis a la que nos estamos a punto de enfrentar, consecuencia directa de la pandemia sanitaria, pondrá el estado financiero del conjunto de la sociedad a prueba; motivo por el que refugiarse en los principales servicios disponibles es un imperativo que no podemos pasar por alto. Hay mucho en juego cuando hablamos de dinero y, como tal, merecemos de la mayor calidad en las prestaciones que solicitamos.

Préstamos online, eficiencia y transparencia como soporte

Las entidades bancarias han tenido, hasta la fecha, el monopolio financiero en lo que se refiere a los créditos. No obstante, el nuevo paradigma web ha transformado por completo la estructura social y este sector no ha sido la excepción. Ahora bien, no todas las plataformas funcionan de la misma manera y basarse en las informaciones que nos brindan portales online como Teleprestamos es una manera de gozar de las mejores condiciones posibles en este nuevo sistema económico.

El funcionamiento de los créditos online es realmente sencillo y accesible para cualquier tipo de usuario. Escogiendo una entidad digital, la cantidad de dinero deseada, los plazos de devolución y aportando nuestros datos personales, la compañía resolverá la solicitud en cuestión de minutos. De esta manera, recibiremos el dinero inmediatamente en nuestra cuenta bancaria, disponiendo de este ingreso extra que con tanta urgencia necesitamos.

Una de las características que han llevado a este modelo a lo más alto del mercado actualmente, es el hecho de los pocos requisitos que nos obliga a cumplir. Es decir, las nóminas y avales están fuera de la ecuación; mientras que carece de relevancia el hecho de que aparezcamos en las principales listas de morosos como ASNEF. Un sistema eficiente, rápido y disponible para todo individuo.

Desde Telepréstamos encontramos las comparativas que necesitamos para proceder con dicha solicitud sin margen de error. Estudiando las condiciones de cada una de las entidades online, prestando atención a la letra pequeña, aseguramos una transacción libre de imprevistos. Estamos hablando de un soporte financiero para los momentos más complicados, confiriendo a nuestros pagos mensuales de cierta solvencia que nos prevenga de los momentos más críticos. Así pues, esta plataforma es un recurso esencial que hemos de aprovechar cuanto antes.

Cómo evitar tener que echar el cierre al negocio

Estar a los mandos de una empresa, en los tiempos que corren, se presenta como un cometido realmente complicado que no todo el mundo puede llevar a cabo. La crisis del coronavirus ha hecho estragos en diversos sectores y, antes de verse obligados a echar el cierre definitivo del negocio, el equipo de profesionales de Repagalia se pone a disposición de todos aquellos empresarios que están pasando por su peor momento.

Repagalia está formada por especialistas de la Ley de Segunda Oportunidad; es decir, ese resquicio del derecho que sirve de soporte vital para las compañías que están al borde de la quiebra. Su servicio se basa en el estudio de nuestro caso en particular para, una vez detallado el plan de acción, negociar con los acreedores el pago de las deudas. De esta forma, pueden lograr incluso eliminar el 100% de dicho pago; permitiendo que respiremos con tranquilidad y recuperemos esa estabilidad que la crisis nos había robado.

Eso sí, para acceder a la Ley de Segunda Oportunidad es fundamental cumplir con ciertos requisitos previos, como estar en una situación de insolvencia, no tener antecedentes socioeconómicos o no haber solicitado esta prestación en los últimos cinco años. Por lo tanto, si este es tu caso, lo mejor será que te pongas en manos de estos grandes especialistas para que se encarguen de llevar tu empresa de nuevo al bienestar financiero.

Por último, cabe señalar que el pago a Repagalia será siempre acorde a los beneficios económicos que nos hayan conseguido o, lo que es lo mismo, al grado de reducción de la deuda. Debido a ello, tengamos los resultados que tengamos, abogar por su contratación será siempre un ahorro en comparación a asumir el pago de las deudas que tenemos por delante

Próxima

Entradas Relacionadas