Francisco Reynés pide un marco regulatorio estable para el desarrollo del hidrógeno verde

francisco reynes

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy, ha instado a poner en marcha los certificados de origen en hidrógeno para que la apuesta por el hidrógeno verde pase de “ser una idea a ser una realidad”. Durante su participación en la jornada ‘Hidrógeno Renovable: Una oportunidad para España’, organizada por el Ministerio para la Transición. 

De hecho, el presidente Pedro Sánchez ha anunciado que dos de cada cien euros que España movilizará en los próximo tres años con cargo a los fondos europeos para la recuperación, se destinarán a impulsar el hidrógeno verde. Serán más de 1.500 millones entre 2021 y 2023.  

Con el apoyo público, el Gobierno estima que, en la próxima década, el sector privado invertirá cerca de 9.000 millones en expandir esta fuente sostenible. La clave está en que cuando el hidrógeno renovable se quema solo genera valor de agua, en lugar de los gases de efecto invernadero que dejan los combustibles fósiles.  

Reynés ha pedido un marco regulatorio para el desarrollo de esta tecnología y ha destacado que para que sea competitivo también será necesario reducir los costes eléctricos y conseguir una disponibilidad en el tipo de tamaño, para que el nivel industrial sea una realidad.  

En el caso concreto de los certificados de origen para el hidrógeno, la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesenha aprovechado para anunciar que el Gobierno ya está trabajando en ello. Por otra parte, Reynés ha puesto en valor la importante red de transporte de gas de la que dispone España, que ha subrayado que “debe estar disponible para la distribución del hidrógeno”. 

 En lo que respecta a los proyectos de la compañía en esta tecnología, ha indicado que el objetivo de Naturgy se ha centrado en compatibilizar el desarrollo del hidrógeno con la transición justa, con dos proyectos de 30 MW y 50 MW en Meirama y La Robla. 

Francisco Reynés no ha desvelado mucho más, pero ha incidido en la importancia de las infraestructuras de transporte de gas para movilizar el hidrógeno en un futuro y en la necesidad de habilitar una garantía de origen para el hidrógeno verde, similar a la que ya existe para la electricidad. 

Próxima

Entradas Relacionadas