Los recortes de la CNMC ponen en riesgo empleos, transición ecológica e inversiones

francisco reynes

 

La Comisión Nacional de los mercados y la Competencia (CNMC) ha anunciado una propuesta para rebajar la retribución al transporte y distribución de gas. Esta propuesta de retribuciones para el período regulatorio 2021-2026, por parte de la CNMC ha puesto en alerta al sector gasista, el más afectado por los recortes que se cifran entre el 18% y el 21% y por las consecuencias que podría tener en el empleo.

El principal argumento utilizado para justificar la necesidad de introducir una nueva regulación es el alto precio del gas para el consumidor final, sin embargo, Madrileña Red de Gas (MRG) explica que los costes de distribución de gas en España representan tan sólo el 10% del coste total para los usuarios finales.

España tiene hoy una de las retribuciones más bajas de Europa, con 175 euros por punto de suministro frente a la media de la UE que está en 220 euros. Si se aplicase la propuesta, la nueva retribución quedaría en 119 euros/ps, un 45% inferior a la media europea.

Consecuencias significativas en el empleo

La Confederación Nacional de Asociaciones de Instalaciones y Fluidos (Conaif), ha advertido que la suspensión temporal de inversiones en las redes de gas, como la anunciada por Naturgy para su filial Nedgia, provocará la pérdida de 10.000 empleados en el sector.

Asimismo, la patronal señala que estas medidas “hunden la actividad”, cree que los empleados serán despedidos por las empresas instaladoras “de forma inmediata”, al no poder mantener su actual modelo de negocio, incluyendo las plantillas de comerciales encargados de vender contratos de gas, así como el personal administrativo que gestiona las altas de los usuarios.

Enagás, sector del sistema gasista y principal afectado por las propuestas de retribución de la CNMC, ha recordado que la compañía en la actividad de transporte de gas y regasificación, sufrirá un recorte superior al 18%.

Madrileña Red de Gas ha acusado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de generar “parálisis” en el sector gasista con su propuesta de recorte a la retribución a las instalaciones de gas natural, lo que ocasionaría una “significativa destrucción de empleo”, tanto en el sector del gas como en sus proveedores e instaladores.

Por otro lado, el Sindicato Independiente de la Energía, (SIE) ha arremetido contra los recortes  propuestos por la CNMC en los pagos a las energéticas con estas palabras: “Esta situación podría poner en riesgo gran cantidad de puestos de trabajo y un trabajo estable, de calidad y con alto nivel de formación, en un sector clave para la economía de nuestro país y motor de su desarrollo”.

Mediante un comunicado, el sindicato sectorial, presente en la mayoría de empresas de gas y electricidad, ha mostrado su rechazo y preocupación destacando que “la situación de incertidumbre creada” está afectando ya a las energéticas españolas que, a su juicio, están “viéndose amenazadas” en su cualificación internacional y en sus cotizaciones.

Los representantes de los trabajadores esperan que la CNMC, el gobierno y las empresas sean capaces de “encontrar el punto de equilibrio y entendimiento necesario, en el que las posibles consecuencias formen parte del escenario, de la discusión, y por supuesto, de la solución”.

El futuro de la transición ecológica en juego

En la actualidad, desde la Unión Europea han fomentado que los países miembros adopten un firme compromiso para encaminarnos hacia la transición ecológica, en línea con el acuerdo de París. En concreto, España pasa por una situación de incertidumbre económica y regulatoria con un gobierno provisional que ha asumido en su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), alabado por la Unión Europea por “sus ambiciosas contribuciones” para lograr un horizonte des-carbonizado, en el que el ‘mix’ energético sufrirá una importante y necesaria transformación.

La última versión del plan atribuye un papel muy relevante en la transición a las distintas alternativas, también las energías no renovables, otorgándoles un rol en el uso final de la energía de un 40-45% en el horizonte 2030.

Para ello, es importante que la regulación del mercado energético sea coherente con dicho planteamiento, y acompase la transición. Por el contrario, las circulares sometidas a consulta por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia proponen un importante recorte a la retribución a la distribución y transporte de electricidad (un 17,8% para la distribución y un 218 % para el transporte), que pone en riesgo el futuro, no solo de las necesarias inversiones, sino el mismo cumplimiento de los objetivos del plan.

El secretario general de Eurogas, James Watson ha mostrado su preocupación por la propuesta de recortes a la retribución de la actividad del sector gasista propuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y ha asegurado que “se aleja de la línea que se sigue en Europa en materia de energía”.

Además, el secretario general de Eurogas, ha afirmado que la “Unión Europea apuesta decididamente por el gas renovable en 2050, y es una equivocación qué como consecuencia de las circulares, En España, no se puede seguir invirtiendo en la red de gas, ya que el gas renovable necesita de dicha infraestructura”.

Es una realidad, que el índice de penetración del gas en España asciende a un 33%, lejos de los valores europeos, que superan un 62%, lo que le da todavía un amplio margen de crecimiento, por lo que Watson ha considerado que es “fundamental” mirar a Europa para observar conjuntamente cómo plantean el resto de países de la UE el futuro del sector energético.

Incertidumbre regulatoria y económica

Resulta complicado entender la falta de alineamiento entre las posturas de distintos organismos implicados en política energética. Por eso, El PNIEC, cuyos trabajos se han extendido durante muchos meses y que ha sido fruto del diálogo entre el ministerio y el sector privado, debería ser el eje vertebrador que incentive energías alternativas limpias en una hoja de ruta ambiciosa y realista para 2030, 2040 y 2050. La CNMC no ha tenido en cuenta las orientaciones de política energética del Ejecutivo, tal y como han señalado en los últimos días fuentes ministeriales.

Sin embargo, la Cámara de Comercio de España, ha considerado necesario que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMCA) abra una fase de “diálogo constructivo” con la Administración y las empresas del sector energético, con el objetivo de que “no se genere incertidumbre regulatoria” ante la actual propuesta de retribución para las actividades de distribución en el gas y la electricidad.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha criticado la “avería” que se le ha causado a las empresas energéticas, que han perdido 8.000 millones de euros de su cotización bursátil, por los recortes en la retribución de las redes eléctricas y de gas propuestos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Garamendi ha advertido, que esta situación traslada un mensaje de “inestabilidad a los fondos y a los inversores que se quieran instalar en España”, lo cual resulta perjudicial para el país. El presidente de la CEOE ha considerado “incomprensible” que la cotización en Bolsa de Naturgy, cuyo presidente ejecutivo es Francisco Reynés Massanet, se haya visto afectada en 6.000 millones por la propuesta de Competencia, y ha pedido “estabilidad” en la regulación.

“Los inversores de Naturgy son los españoles de a pie, y lo mismo digo de los de Red Eléctrica. Lo que no puede ser es que cada día a alguien se le ocurra algo. Tiene que haber previsibilidad y estabilidad en la regulación”, ha defendido.

La patronal del sector gasista, (Sedigas) ha presentado alegaciones a la nueva metodología de retribución de la actividad regulada de distribución de gas y electricidad.

Sedigas, ha considerado que los recortes paralizarán el ritmo de crecimiento del sector, causando una disminución en la inversión de nuevas conexiones y en innovación y desarrollo. Asimismo, la asociación se queja de que la CNMC no ha escuchado a las partes implicadas en su propuesta retributiva y ha solicitado al Ministerio que exista diálogo con las empresas en las fases venideras y que se lo traslade al órgano regulador.

Durante la presentación de resultados del primer semestre, el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, anunció que el grupo “analiza todas las alternativas judiciales” contra esta propuesta regulatoria.

Reynés considera que la CNMC ha realizado un “diagnóstico erróneo” del sistema del gas español que da como resultado una retribución “insuficiente”. Y añadió que la CNMC plantea un periodo de transición demasiado breve en comparación con la vida útil de los activos y que falta visibilidad más allá de 2026.

Naturgy está preparando sus alegaciones a la propuesta de la CNMC para “defender y proteger” los intereses de sus inversores, entre los que están en el caso de Nedgia el fondo alemán Allianz y el candiense Canada Pension Plan Investment Board. Y añadió que las alegaciones no son la única fórmula de defensa, sino que la compañía “está analizando todas las alternativas judiciales”. Además, añadió que Naturgy realizará un análisis en profundidad de futuras alternativas de negocio.

Fondos de inversión los grandes afectados

Las circulares presentadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en las que plantea un recorte en la distribución y el transporte de gas, han afectado a numerosas inversiones españolas.

Madrileña Red de Gas, ha mostrado su desacuerdo con la propuesta de retribución planteada por la CNMC y advierte de una posible paralización de las inversiones. La compañía considera que la medida supondría una caída en la retribución de al menos un 32% para el sector e incluso mayor para algunas compañías.

La compañía energética que lidera Francisco Reynés, ha paralizado temporalmente las inversiones de su filial de distribución de gas Nedgia, hasta analizar el efecto de los recortes presentados por el organismo, actualmente en período de consultas hasta el 9 de agosto. La decisión de la compañía, supone paralizar, al menos hasta acabar el año, una inversión del orden de 75 millones de euros.

GIP, uno de los mayores accionistas de Naturgy, se ha reunido con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para pedirle explicaciones por el fuerte recorte planteado a la retribución de la compañía, tal y como confirma el propio organismo regulador.

La empresa Gas de Extremadura también ha anunciado, la paralización de sus inversiones no condicionada a nuevos suministros. El director general de Gas de Extremadura, David Aguilera, ha asegurado que el montante de las inversiones paralizadas “ascienden a casi un millón de euros, lo que supone un 70 % de nuestra inversión total”.

Para el directivo de la empresa distribuidora de gas extremeña, la CNMC ha efectuado “un cambio de reglas” sobre el que “esperemos que “recapacite”, pero en la actualidad “no sabemos cómo enfocar las futuras inversiones”.

De esta forma, Gas de Extremadura se suma a Naturgy, que paralizó de forma temporal sus inversiones en nuevas redes de gas en España a través de su filial Nedgia el pasado 10 de julio tras conocerse la propuesta de la CNMC.

Más allá de compañías energéticas como Naturgy o Enagás, existen otros grandes perdedores por el recorte de propuesto por la CNMC para el sector gasista. Los expertos creen que de confirmarse el golpe del regulador (actualmente, está en consulta pública), las distribuidoras de gas en manos de fondos de inversión afrontan tensiones financieras que les empujan a reestructuraciones de capital. Una situación que puede desembocar en ventas.

Los afectados son grandes fondos internacionales que se juegan 30 millones con el recorte energético de la CNMC. Nortegás (antigua Naturgás, que vendió EDP) está en manos de JP Morgan Asset Management, Abu Dhabi Investment Council, Swiss Life y Covalis Capital. Redexis es propiedad de ATP, USS, GT Fund y CNIC Corporation, después de que Goldman Sachs vendiera en 2018. Por su parte, Madrileña Red de Gas es propiedad de Gingko Tree, PGGM y EDF Invest. Aquí, además, se puede incluir a los fondos propietarios del 20% de Nedgia (Allianz y CPPIB), la filial de distribución de gas de Naturgy, cuyo presidente ejecutivo es Francisco Reynés, que se enfrentan a un problema financiero similar.

Próxima

Entradas Relacionadas