El estrés de los mercados crece a niveles de 2018

El estrés de los mercados crece a niveles de 2018

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha percibido un repunte en el indicador de estrés de los mercados financieros españoles a lo largo del mes de junio, hasta niveles máximos de hace un año, según indica en su boletín trimestral publicado este lunes.

Este indicador se mantuvo en niveles reducidos hasta finales de mayo, momento en el que se situó en mínimos anuales de 0,12, y desde entonces ha experimentado un repunte hasta alcanzar la cifra de 0,24 a principios de julio, lo que supone una aproximación al umbral que separa el nivel de estrés bajo y medio.

Se trata del valor más alto desde hace un año, cuando hubo un rebrote de la incertidumbre sobre las finanzas públicas italianas, y se origina por el mantenimiento en niveles elevados del estrés en el segmento de intermediarios financieros, así como por el incremento registrado en el nivel de estrés del segmento de deuda durante el último mes.

En el caso de la banca, el nivel de estrés (0,68) se produce por el descenso en sus cotizaciones, mientras que en el segmento de deuda (0,74) el nivel de estrés se ha intensificado a raíz de las declaraciones efectuadas por el Banco Central Europeo (BCE) sobre la posibilidad de reducir los tipos de interés en el futuro y el aumento de la volatilidad del precio del bono de deuda soberano y en una disminución de su liquidez.

En España, la evolución de los mercados financieros domésticos ha sido similar a la observada en otros mercados financieros europeos, siendo la diferencia más relevante la menor revalorización de las cotizaciones bursátiles.

En este sentido, el Ibex 35 se ha revalorizado un 7,7% en el primer semestre, frente a variaciones de más del 15% en muchos índices europeos, especialmente por el bajo nivel de las cotizaciones bancarias y el mantenimiento de “algunas incertidumbres políticas domésticas”, indica el boletín de la CNMV.

En general, los mercados de renta variable españoles prolongaron los avances del primer trimestre durante las primeras semanas del segundo, en línea con la evolución de otros índices, pero desde finales de abril retrocedieron conforme se recrudeció el enfrentamiento comercial entre EE.UU. y China y aumentaron las incertidumbres en torno a la evolución económica de la eurozona.

Próxima

Entradas Relacionadas