Endesa logra un beneficio de 1.417 millones de euros en 2018

Endesa logra un beneficio de 1.417 millones de euros en 2018

La energética Endesa logró un beneficio neto en 2018 de 1.417 millones de euros en 2018, según ha señalado la propia compañía.

El dato supone una caída del 3% con respecto al ejercicio anterior, aunque está por encima de su objetivo de ganancias para el año de 1.400 millones de euros,

La energética indicó que el beneficio neto se vio afectado por la dotación de pérdidas por deterioro para la central de Alcudia, decisión adoptada tras analizar las actuales condiciones regulatorias y de mercado que han afectado a la vida útil de la planta. Excluyendo esta dotación, el beneficio neto ordinario, creció un 4%, hasta los 1.511 millones de euros.

Los ingresos de la energética en 2018 ascendieron a 20.195 millones de euros, prácticamente en línea con los 20.057 millones de euros registrados el año anterior.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo se situó en los 3.627 millones de euros a cierre del año, con un crecimiento del 2%, mientras que el beneficio operativo (Ebit) fue de 1.919 millones de euros, un 6% menos.

Endesa alcanzó así los objetivos que había anunciado al mercado para el ejercicio 2018 de un beneficio neto en torno a unos 1.400 millones de euros y un Ebitda en torno a los 3.500 millones de euros.

La compañía señaló que ha alcanzado estos resultados en un contexto caracterizado por los elevados precios de las materias primas energéticas y el alza significativa de los precios del CO2, lo que ha dado lugar, a su vez, a altos precios en el mercado mayorista, a pesar de que la generación hidráulica ha alcanzado en España niveles superiores a la media de los diez últimos años y de que la producción eólica se ha incrementado en un 40%.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, destacó que los resultados del ejercicio 2018 demuestran “la capacidad de la compañía para realizar una gestión eficaz de sus negocios”.

Asimismo, subrayó que Endesa ha puesto en este 2018 “las bases para mantener la solidez de su negocio en el futuro, gracias, entre otras cosas, al esfuerzo inversor realizado en capacidad renovable”. Además, el grupo intensificará este esfuerzo en 2019, con la puesta en marcha de 879 MW de nueva potencia renovable.

Por otra parte, la compañía propondrá a la próxima junta general de accionistas, prevista para el 12 de abril, el pago de un dividendo bruto con cargo al resultado ordinario neto del ejercicio 2018 de 1,427 euros por acción (‘payout del 100%’), lo que supone incrementar un 3% el dividendo realizado con cargo a los resultados de 2017.

Además, esta retribución para el accionista será un 7% superior al dividendo mínimo de 1,33 euros por título que se anunció al mercado para 2018.

La junta general de accionistas de Endesa celebrada el pasado mes de abril acordó la distribución de un dividendo total por un importe bruto de 1,382 euros por acción con cargo al resultado del ejercicio 2017. Esto representa un total de 1.463 millones de euros.

La estrategia de la compañía en el mercado liberalizado le ha permitido incrementar el Ebitda de este negocio un 17%, un 40% en términos ajustados, hasta 346 millones de euros.

Por su parte, el margen bruto del negocio liberalizado aumentó en 230 millones de euros en 2018, que se convierten en 423 millones de euros una vez eliminados los efectos no recurrentes del año anterior, debido, principalmente, a la buena gestión realizada en el mercado de electricidad, que ha permitido un incremento de 327 millones de euros en el margen bruto, así como a la mejora experimentada en el negocio del gas.

Mientras, el Ebitda del negocio regulado se ha incrementó en un 1,8% en términos ajustados, principalmente por la mejora en la retribución de la distribución, cuyo Ebitda asciende a 2.059 millones de euros, con un crecimiento del 4% en términos comparables.

El grupo mantuvo su ‘cash flow’ operativo estable durante 2018, lo que le permitió atender las inversiones necesarias para el desarrollo de los negocios, así como los flujos netos de efectivo aplicados a las actividades de financiación.

La deuda financiera neta aumentó en 785 millones de euros a cierre de 2018 con respecto al 31 de diciembre de 2017, como consecuencia, entre otros factores, de las inversiones realizadas en el periodo, la adquisición de cinco parques eólicos de Gestinver, por 172 millones de euros (incluye consolidación de la deuda); la compra de la compañía distribuidora y comercializadora Eléctrica de Ceuta, por 83 millones de euros; y el pago de dividendos por importe de 1.472 millones de euros.

Las inversiones brutas ascendieron a 1.470 millones de euros, con un crecimiento del 25%, debido, principalmente, a las realizadas en la construcción de la potencia eólica y fotovoltaica adjudicada a la empresa en las subastas celebradas en 2017, así como a las efectuadas en la central térmica de As Pontes para su adaptación a la Directiva comunitaria de Emisiones Industriales (DEI) que entrará en vigor el 30 de junio de 2020.

Endesa redujo un 6,4% su producción eléctrica peninsular en el ejercicio como consecuencia de la menor producción térmica. Las tecnologías libres de emisiones de CO2 (hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) representaron el 48,8% de su ‘mix’ de generación en 2018, superando el 44,4% alcanzado en 2017.

En el conjunto del ejercicio, la eléctrica alcanzó unas cuotas de mercado del 22,5% en generación peninsular, del 43,6% en distribución y del 33,4% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado, lo que le confirma en conjunto como la empresa líder del sector eléctrico en España.

El número de clientes eléctricos en el mercado liberalizado de la empresa era de más de 5,724 millones al cierre del ejercicio, con un aumento del 2,4% con respecto a 2017.

Por lo que se refiere al gas natural, Endesa ha logrado una cuota de mercado del 16,3% en ventas a clientes durante el pasado año.

Entradas Relacionadas