David Martínez compra 22 millones de acciones de Sabadell

David Martínez compra 22 millones de acciones de Sabadell

David Martínez, inversor mexicano, ha subido su participación en Banco Sabadell desde el 3,1% hasta el 3,49%, convirtiéndose en el segundo máximo accionista de la entidad, sólo por detrás del 5,25% en manos de BlackRock, ha comprado 22 millones de acciones entre el 12 y el 15 de febrero.

Los precios de adquisición se han situado entre los 0,88 y los 0,94 euros por acción. Por lo tanto, Martínez ha aprovechado el extraordinario desplome de la cotización del banco para invertir 20 millones de euros ampliar su participación. Sabadell tocó fondo en el parqué en la primera quincena de febrero tras la publicación de los resultados de 2018, que defraudaron las expectativas de los analistas.

Las compras del inversor mexicano, que se han realizado a través de Fintech Europe, la sociedad a través de la que canaliza su inversión en Sabadell, dan continuidad a la oleada de adquisiciones de títulos que han realizado los consejeros y altos cargos de la entidad este mes.

Con la acción por debajo de los 0,90 euros por acción, las otras manos fuertes de la entidad han salido de forma coordinada al mercado a comprar acciones y a hacer una demostración de confianza en el valor. En total, han comprado un millón de títulos a precios entre los 0,84 y los 0,87 euros con los 500.000 del consejero delegado Jaime Guardiola a la cabeza.

José Luis Negro, David Vegara, Manuel Valls y los directores generales Tomás Varela Y Miquel Montes también han cerrado filas y han sacado la chequera para defender la acción tras los resultados del año pasado. Todos ellos acumulan ya plusvalías latentes tras sus compras. En pleno rebote, Sabadell la semana pasada en los 0,95 euros y este lunes corrige posiciones ligeramente.

El Banco Central Europeo (BCE) ha comunicado a Banco Sabadell que este año debe mantener un capital mínimo de Common Equity Tier I (CET1) del 9,64% con los criterios de cálculos aplicables durante 2019, muy por encima del 8,3125% exigido el ejercicio pasado. El regulador ha aumentado las exigencias por los problemas que ha tenido que afrontar tras la migración de la plataforma tecnológica del banco filial inglés, TSB.

Al cierre del pasado ejercicio el banco presidido por Josep Oliú mantenía tal ratio en el 11,98% y alcanzaba el 15,49% para el cálculo total de solvencia, donde el BCE le exige alcanzar el 13,14%.

Próxima

Entradas Relacionadas