Naturgy rebaja su deuda en 3.600 millones

Francisco Reynes

Francisco Reynes , presidente de Naturgy

Naturgy se encuentra inmerso en una profunda reordenación financiera para optimizar toda su deuda y reducirla drásticamente. Según publica hoy Expansión en su edición impresa, la compañía que preside Francisco Reynés tiene como objetivo pasar de un endeudamiento bruto de 15.900 millones a 12.300 millones de euros aproximadamente.

Esta reducción de 3.600 millones supone la primera gran reordenación financiera interna desde que Francisco Reynes es presidente ejecutivo del grupo energético. Para ello, el diario económico afirma que el planteamiento para esta reordenación de la deuda es no dejar ni un solo céntimo de euro ocioso, costes superfluos o más caros de lo necesario. El modelo de gestión parte del convencimiento de que todo puede ser mejorado. Por eso, la directriz pasa por priorizar los mercados de capitales frente a los créditos bancarios, así como trasladar créditos a sus filiales para que cada negocio se ocupe de su financiación.

La llegada de Francisco Reynés a la presidencia de Naturgy supuso también un vuelco en la política de retribución a los accionistas. El nuevo plan estratégico del grupo, presentado en junio de este año, situaba al dividendo como la prioridad absoluta.

Naturgy prevé elevar un 5% anual el dividendo por acción hasta 2022 con el objetivo de alcanzar los 1,59 euros por título. Además, remunerará al accionista a través de la recompra de acciones propias por un monto de hasta 400 millones de euros anuales, siempre que no se presenten otras operaciones de crecimiento orgánico. “Estamos convencidos de que se trata de una propuesta muy atractiva y competitiva de la retribución al accionista, y es señal inequívoca de nuestro compromiso creciente con los accionistas”, señalaba durante su anuncio el propio Francisco Reynes.

En total, podría entregar 6.900 millones de euros en dividendos en efectivo de aquí al año 2022, más otros 2.000 millones de euros en forma de recompra y amortización de acciones.

El nuevo plan estratégico tiene el objetivo de mantener a raya el coste de la deuda neta en el entorno del 3,5%. El plan contemplaba cifras ligeramente superiores de deuda neta a las que se quieren alcanzar ahora, siempre en condiciones operativas normales, es decir, sin que exista una gran operación corporativa de por medio.

Entradas Relacionadas