El CERMI plantea reformas para beneficiar a las personas con movilidad reducida

cermi plantea reformas para beneficiar a las personas con movilidad reducida

A finales del pasado mes de septiembre, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) planteó al Gobierno una serie de medidas vinculadas con el desarrollo de la vivienda. Una de las más relevantes fue la reforma de la Ley de propiedad horizontal con el fin de mejorar la accesibilidad de las personas con movilidad reducida, su hogar y su entorno. Se trata de una propuesta que va en concordancia con la misión de la Fundación Mutua de Propietarios, institución no lucrativa creada por la aseguradora Mutua de Propietarios.

La citada entidad pide la creación de una bolsa de viviendas asequibles, con el fin de que las personas con movilidad reducida puedan residir en ellas mientras se realizan las reformas necesarias en su hogar o encuentran otro domicilio. Otra de las razones por las que el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad pide la reforma es para evitar que las comunidades de vecinos se nieguen a realizar las obras pertinentes en las zonas comunes para mejorar el acceso de las personas con movilidad reducida. Además, solicita la concesión de ayudas económicas para las adaptaciones en la vivienda de las personas en situación de dependencia.

El CERMI también aprovechó la solicitud de esta reforma para proponer la incorporación de una deducción fiscal en el IRPF para las aportaciones hechas por las familias o comunidades de vecinos que necesiten transformar parte de sus viviendas o áreas comunes. En la regulación del impuesto de bienes inmuebles (IBI) plantea introducir una deducción para los hogares en los que habite una persona con movilidad reducida.

Aunque en este ámbito todavía queda mucho por hacer, hay entidades como la Fundación Mutua de Propietarios que ya se han preocupado por ofrecer ayudas económicas que faciliten la vida de las personas con reducida movilidad. La institución posee un programa, denominado Sin Barreras, con el que busca la eliminación de barreras arquitectónicas para garantizar una mejora de la accesibilidad. Dichas intervenciones suponen la supresión de desniveles en el camino de la calle a los vestíbulos de los edificios, la construcción de pasadizos o ampliación de pasillos, la construcción de rampas y, en algunos casos, la instalación de aparatos elevadores.

Entradas Relacionadas