Caída de las acciones de OHL

Caída de las acciones de OHL

El valor de las acciones de OHL ha experimentado un descenso de más de un 16% en la apertura del jueves, tras la publicación de los resultados semestrales de la compañía, que han implicado una pérdida neta de 843 millones de euros, frente a los números rojos de 32 millones de euros de hace un año.

Este retroceso es consecuencia de registrar un ajuste contable derivado de la venta de la división de concesiones.

Se trata de un impacto de 550,5 millones de euros que la compañía participada por el grupo Villar Mir tiene que incluir en la cuenta de resultados por las reservas por tipo de cambio de divisas que generó OHL Concesiones.

Tras publicar ayer sus cuentas, las acciones de OHL iniciaron la sesión de este jueves con una caída superior al 9% que minutos más tarde, a las 9.16 horas, profundizaron hasta el 16,23%, intercambiándose a un precio de 2,1510 euros por título.

Las cuentas semestrales de OHL también se vieron afectadas por el ERE que el grupo acometió a comienzos de año, por pérdidas derivadas de sus ‘proyectos legacy’, esto es, las obras internacionales fallidas, y por minusvalías de desinversiones.

De esta forma, la compañía que preside Juan Villar Mir ahonda en los ‘números rojos’ con que ya cerró los dos últimos ejercicios, los de 2016 y 2017.

No obstante, OHL asegura que, en caso de descontar el efecto del ajuste contable por la desinversión en Concesiones, sus pérdidas se reducirían a 117,5 millones y serían un 13,3% inferiores a las del año anterior si también se restan de ellas impactos extraordinarios.

En el lado opuesto, la venta de la división de Concesiones permitió a la compañía liquidar prácticamente toda su deuda y situarse, por vez primera en la historia de la empresa, con una caja neta positiva de 617 millones.

En el plano operativo, OHL redujo un 9% sus ventas entre los pasados meses de enero y junio, hasta los 1.445 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en un importe negativo de 113,2 millones, lastrado por el coste del ERE y los ‘legacy’.

OHL confía no obstante en revertir esta situación operativa en la segunda mitad del año, gracias a los nuevos contratos de construcción logrados en lo que va de ejercicio, y dada la confianza de la compañía en que empiecen a dar resultados los ajustes de costes acometidos.

En cualquier caso, OHL mantiene su plan de negocio presentado el pasado mayo, que implica dos años más de ajustes y su relanzamiento como compañía constructora, con la previsión de regresar a las ganancias en 2020.

Entradas Relacionadas