FMI: el BCE debe tener mayor control sobre la liquidez de emergencia para la banca

FMI: el BCE debe tener mayor control sobre la liquidez de emergencia para la banca

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que el Banco Central Europeo (BCE) debería tener mayor control sobre la liquidez de emergencia para la banca (ELA) que, actualmente, depende de los bancos centrales nacionales.

El organismo internacional ha señalado que el BCE es la institución mejor posicionada a la hora de llevar a cabo los preparativos para la concesión de liquidez de emergencia a entidades transfronterizas, así como para vigilar a aquellos bancos que una vez superadas sus dificultades puedan necesitar asistencia.

En su Programa de Evaluación del Sector Financiero de la zona euro (FSAP, por sus siglas en inglés), el FMI ha indicado que “la coordinación y armonización de los acuerdos sobre la ELA se lograrían mejor en el largo plazo si el BCE contará con un mayor control” y ha destacado que es importante aclarar algunas cuestiones legales y operativas para que se pueda avanzar en este sentido, reduciendo el papel que desempeñan los bancos centrales nacionales.

Actualmente, la provisión de esta liquidez de emergencia se encuentra bajo la responsabilidad de los distintos bancos centrales nacionales, que además, deben asumir las pérdidas que pudieran presentarse, aunque si es necesario realizar un desembolso significativo, por encima de 2.000 millones de euros, debe consultarse con el Consejo de Gobierno del BCE.

No obstante, los analistas del FMI han señalado que, en línea con la evolución de la unión bancaria, el BCE está en una mejor posición para opinar de forma objetiva sobre si una entidad bancaria debería acceder al ELA, evitando una desviación respecto de sus objetivos.

Asimismo, ha agregado que “bajo una aproximación más centralizada, la responsabilidad de las decisiones sobre el ELA descansaría sobre el Consejo de Gobierno, más allá de la posibilidad de poner objeciones, mientras la mecánica podría llevarse a cabo de manera descentralizada”.

El FMI considera que, hasta que el ELA sea centralizado, el BCE debería garantizar la formalización de todos los acuerdos y sugiere que el banco central debería asumir una función coordinadora en las pruebas de estos acuerdos para evaluar los preparativos operacionales, algo para lo que el BCE “es el mejor situado”, especialmente en caso de entidades transfronterizas.

Para finalizar, el FMI considera necesario que los supervisores actúen antes de que las reservas de capital de un banco se agoten e incluso antes de que el recurso al ELA sea necesario.

Entradas Relacionadas