FMI rebaja su pronóstico para Alemania en 2018 al 2,2%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado la previsión de crecimiento de Alemania para 2018 en tres décimas hasta el 2,2% por la escalada proteccionista global y el riesgo de una salida no pactada de la Unión Europea del Reino Unido pueden frenar la evolución de las exportaciones e inversiones de Alemania.

El organismo para 2019 anticipa una expansión del 2,1%, una décima más que en su anterior pronóstico.

“Los riesgos a corto plazo son sustanciales”, advierten los técnicos del FMI en las conclusiones preliminares de su evaluación sobre el terreno de la economía germana de cara a la elaboración del informe anual ‘Artículo IV’, donde alertan de los riesgos derivados del “significativo aumento del proteccionismo global, un ‘Brexit‘ duro o un reajuste del riesgo en la zona euro que devuelva las tensiones financieras”.

En este sentido, la misión del FMI considera que una reapreciación del riesgo soberano en la zona euro como consecuencia de la incertidumbre política o la ausencia de reformas podría desencadenar una nueva ola de estrés financiero, con implicaciones adversas para la inversión, el crecimiento y los bancos alemanes, señalando que el fracaso a la hora de revertir los crecientes sentimientos antieuro y antiglobalización podrían minar el crecimiento a largo plazo.

Asimismo, los expertos del FMI desplazados a Alemania pronostican una “marcada” desaceleración del crecimiento alemán en el medio plazo como consecuencia de la desfavorable tendencia demográfica y de la productividad, señalando la importancia de que las políticas en el país se centren en impulsar el potencial de crecimiento, incluyendo una mayor inversión pública en capital físico y humano para ganar productividad y reducir el superávit corriente del país.

A este respecto, los representantes del FMI han expresado su apoyo a las medidas del Gobierno alemán para impulsar el crecimiento a largo plazo, “urgiendo a emplear el espacio fiscal para aumentar la inversión pública”.

Sin embargo, algunos miembros de la misión del Fondo enfatizaron la necesidad de equilibrar el gasto para impulsar el crecimiento con el mantenimiento de amortiguadores sólidos frente a potenciales crisis económicas y los retos que planteará el envejecimiento de la población.

Por otro lado, el FMI apunta la necesidad de vigilar más de cerca la aceleración de los precios de la vivienda detectada en algunas de las ciudades con mejor comportamiento económico de Alemania.

Entradas Relacionadas