Guindos afirma que trabajará con lealtad e independencia en el BCE

Guindos afirma que trabajará con lealtad e independencia en el BCE

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado durante su comparecencia en el Parlamento Europeo que trabajará “con lealtad e independencia” como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), cargo que ocupará a partir del 1 de junio de este año.

“Puedo garantizarles que, si soy nombrado para este puesto, trabajaré con lealtad y con independencia para el beneficio y el bienestar de todos los ciudadanos europeos”, ha subrayado ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.

Durante su discurso inicial, en el que se ha expresado en español, inglés y francés, el todavía ministro de Economía ha explicado que la independencia del BCE es “crucial” para mantener la inflación “baja y estable” en el medio plazo, al mismo tiempo que ha recordado que está “totalmente garantizada por los tratados y por los estatutos” del BCE.

“Soy un firme defensor de esa independencia y es correcto que esté de esa forma claramente recogido en el tratado”, ha defendido en la misma línea posteriormente, antes de subrayar que los resultados de los bancos centrales son “mejores” cuando son independientes de los poderes políticos.

También relación a su independencia, Guindos ha respondido que no ha sido miembro de ningún partido político ni ha sido incluido “ninguna lista electoral”, tras haber sido preguntado por la socialista francesa Pervenche Berès por su relación con el Partido Popular.

En su opinión, las “otras caras de la moneda” de la independencia del BCE son la transparencia y la rendición de cuentas. “Una comunicación precisa es esencial para conseguir todos los beneficios potenciales de una inflación baja y estable”, ha enfatizado.

Con respecto al papel del BCE durante la crisis, De Guindos ha destacado su labor para mantener la estabilidad de los precios, al haber adoptado una serie de medidas que ha calificado como “cruciales” para “combatir la fragmentación financiera, restaurar el funcionamiento correcto de los principales canales de trasmisión monetaria y preservar la integridad de la eurozona”.

No obstante, Guindos ha señalado que es “totalmente consciente” de los debates en curso sobre “los efectos secundarios potenciales” de las medidas no convencionales del BCE y sus posibles efectos en el medio plazo. “En este sentido, me gustaría mencionar que cualquier duda sobre la estabilidad financiera debe ser atajada mediante herramientas macroprudenciales”, ha explicado.

Entradas Relacionadas