El BCE aumenta su beneficio un 9,4% en 2015

Sin comentarios

El Banco Central Europeo (BCE) ha obtenido un beneficio neto de 1.081,79 millones de euros al cierre del ejercicio 2015.

La cifra supone un 9,4% más en relación a los 988,83 millones de 2014, gracias a los intereses obtenidos en el programa de compra de activos públicos y privados, y a la venta de valores.

Los ingresos netos por intereses del BCE disminuyeron un 3,9%, hasta 1.475,15 millones de euros, debido a menores ingresos por la participación del BCE en el total de billetes en euros en circulación como consecuencia de la rebaja del tipo de interés medio de las operaciones de financiación en 2015, y también por la reducción de los ingresos por intereses en la cartera de fondos propios.

Sin embargo, el BCE ha destacado que estos datos se compensaron con el incremento de los ingresos por intereses provenientes de los activos exteriores de reserva, como consecuencia de la apreciación del dólar, gracias a ingresos por intereses en la cartera de valores denominados en dólares más elevados, así como por el descenso de los gastos por intereses derivados de los activos exteriores de los bancos centrales nacionales de eurozona.

El ente ha indicado que en 2015 logró ingresos netos por intereses con un monto total de 608,7 millones de euros, un 16,3% por debajo del año anterior, con los valores obtenidos por su programa SMP.

La institución presidida por Mario Draghi ha señalado que sus ingresos por intereses netos relacionados con su programa expandido de compra de activos, que incluye la compra de bonos públicos, totalizaron 161 millones de euros en 2015, en comparación con los 2 millones de 2014.

Por otro lado, el BCE sufrió un impacto negativo de 64 millones de euros en amortizaciones, ocho veces más que en 2014, debido a la depreciación del valor de mercado de valores en su cartera en dólares.

Los gastos de administración del BCE se ubicaron en 864 millones de euros en 2015, un 27,6% por encima que en 2014 como consecuencia del inicio de la amortización de la sede principal y al incremento de los costes por el Mecanismo Único de Supervisión (MUS).

Finalmente, el BCE decidió en enero repartir una distribución provisional del beneficio entre los bancos centrales nacionales por un importe de 812 millones de euros, el restante decidió repartirlo el pasado viernes.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.