Sacyr y el Canal de Panamá llegan a un acuerdo “conceptual”

Sin comentarios

Sacyr, líder del Grupo Unidos por el Canal, y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), han puesto fin al conflicto con un acuerdo que resuelve los problemas financieros y permiten continuar con las obras.

Con este acuerdo “conceptual”, que se firmará “próximamente”, el consorcio de Sacyr y el Canal ponen fin al contencioso que mantenían desde hace justo dos meses, el pasado 1 de enero, cuando las empresas avisaron de que pararían las obras en caso de que no se resolvieran los problemas de liquidez que atravesaban.

El acuerdo logrado la madrugada del viernes, está dentro de los términos del contrato, garantiza que se mantendrá el importe del coste total de la obra (unos 2.400 millones de euros), y que las constructoras deben plantear las reclamaciones por los sobrecostes de 1.200 millones que, según aseguran, presentan el proyecto ante las instancias que también contempla el contrato, según detalló la ACP.

El pacto fija asimismo que la obra de ampliación del Canal de Panamá debe concluir en diciembre de 2015, frente a la fecha de junio de 2015 que estaba fijada actualmente, y la de agosto de 2014 que se planteó en un principio.

Además, establece que las doce compuertas que se instalarán en el nuevo juego de esclusas con que se ampliará la vía interoceánica, que se construyen por una empresa italiana, deben llegar a Panamá antes de que concluya este año, según concretó la ACP.

En cuanto a los términos financieros, las dos partes, la Autoridad del Canal y las constructoras, se comprometen a aportar 100 millones de dólares (unos 73 millones de euros cada una) para costear las obras.

Asimismo, Zurich, aseguradora del proyecto, permitirá utilizar los 400 millones de dólares (unos 290 millones de euros) de la garantía “sólo para lograr financiación destinada a garantizar la conclusión de la obra”.

Además, la ACP permite al consorcio liderado por Sacyr obtener una moratoria hasta 2018 para devolver los adelantos ya cobrados para ejecutar los trabajos, si bien estará sujeta al cumplimiento de determinados hitos y condiciones.

En un comunicado, el grupo contratista (que completa la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa) indicó que “el acuerdo permite resolver los problemas de financiación que afectan al proyecto de ampliación”.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.