Repsol invertirá 2.500 millones en su plan estratégico 2018-2020

Repsol invertirá 2.500 millones en su plan estratégico 2018-2020

Repsol pretende invertir 2.500 millones de euros en su plan estratégico 2018-2020.

En concreto, la petrolera quiere potenciar los negocios energéticos de bajas emisiones de CO2, y consolidarse en el comercio minorista de gas y electricidad y en el de generación eléctrica.

En concreto, a pesar de que esta actualización de su ‘hoja de ruta’ llega hasta 2020, el grupo dirigido por Josu Jon Imaz mira más allá y prevé que con esta inversión podrá alcanzar en el horizonte de 2025 los 2,5 millones de clientes minoristas de gas y electricidad en España, con una cuota superior al 5%, y una capacidad de generación baja en emisiones de 4.500 megavatios (MW).

Repsol se ha fijado esta ‘hoja de ruta’ para la transición energética en la que contempla objetivos ambiciosos en cuanto a su participación en el mercado basado en el desarrollo del gas y la generación baja en emisiones. En el caso del mercado mayorista de gas estima alcanzar una cuota del 15% a 2025.

De acuerdo con su compromiso en la lucha contra el cambio climático, Repsol reducirá sus emisiones de CO2 en 2,1 millones de toneladas en 2020 respecto a 2016, incluso en una fase de crecimiento como la que afronta la compañía.

La compañía prevé unas inversiones de 15.000 millones de euros a lo largo del periodo, de las cuales el 53%, unos 7.900 millones de euros, se destinarán a ‘upstream’ (exploración y producción) y el 45% restante, más de 7.000 millones de euros, a su negocio de ‘downstream’ (refino, química y marketing) y esos activos de baja emisión.

En el caso del ‘upstream’, alrededor del 60% de esta cantidad se destinará a proyectos de crecimiento y a exploración, para incrementar la producción y garantizar un nivel de reservas óptimo a medio y largo plazo, y se priorizarán los proyectos ‘onshore’ (en tierra) y en aguas someras.

Así, las principales inversiones se concentrarán en el crecimiento orgánico, en activos ya existentes, que no requieren de importantes desarrollos, son grandes generadores de caja y permitirán aumentar la producción a corto plazo, como Sagari (Perú), Marcellus, Eagle Ford y Buckskin (Estados Unidos), Yme (Noruega), Bunga Pakma y Kinabalu (Malasia), Corridor (Indonesia), NC-115 y NC-186 (Libia) y Reggane (Argelia).

En lo que respecta a la producción, prevé un aumento hasta los 750.000 barriles equivalentes de petróleo al día en 2020, frente a los 695.000 barriles de 2017, que se verá complementado por una activa gestión del portafolio, mediante la cual se sustituirán la producción de barriles por otros con mayor margen de beneficio.

Mientras, de estos 15.000 millones de inversión total, un total de 4.200 millones tendrán por foco proyectos de ‘downstream’, repartidos entre la expansión internacional de algunos de sus negocios y el mantenimiento y mejora de los activos clave que garantizan un desempeño excelente.

Esta expansión internacional incluye el negocio de estaciones de servicio, en mercados como México, donde Repsol ha abierto en tres meses 30 instalaciones, y Perú, país en el que la compañía ya dispone de casi 500 puntos de venta. En otros negocios, como lubricantes y Gases Licuados del Petróleo (GLP), donde Repsol es el primer operador en España, se impulsará el crecimiento en Asia y Sudamérica, en el primer caso; y en el sur de Francia y Marruecos, en el segundo.

Con todas estas iniciativas, Repsol estima que el flujo de caja operativo de ‘downstream’ aumentará en 700 millones de euros en 2020 en comparación con 2017, lo que supone un alza del 27% durante el período.

En lo que respecta a la política de dividendo, el grupo refuerza su apuesta por seguir aumentando la retribución al accionista, hasta alcanzar un euro por acción en el año 2020, mediante la fórmula de ‘scrip dividend’, junto con un programa de recompra de títulos que evitará la dilución de quienes opten por cobrar en efectivo.

Como ‘hoja de ruta’ en la retribución al accionista, el grupo dibuja una media anualizada del 8%, hasta 0,95 euros por acción en 2019 y recuperar ese nivel de un euro en 2020 que la petrolera tuvo que revisar en 2016 para digerir la compra de la canadiense Talisman y por el entorno de precios bajos del crudo.

En opinión de Repsol, su plan estratégico 2018-2020 se autofinanciará gracias a un precio del petróleo de alrededor de 50 dólares/barril crudo Brent, un escenario conservador teniendo en cuenta que actualmente se ubica en los 75 dólares.

Entradas Relacionadas