Draghi tranquiliza a los mercados

Draghi tranquiliza a los mercados

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado la reducción a la mitad de las compras de activos a partir del próximo mes de enero, cuando pasarán de los 60.000 millones de euros al mes a 30.000 millones, aunque mantendrá el programa al menos hasta el final de septiembre de 2018.

Se trata de una decisión que ha estado en línea con las expectativas del mercado, al ofrecer un tono de tranquilidad a la vez que levanta el pie del acelerador, según los analistas.

No obstante, en la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE, el presidente de la institución, Mario Draghi, subrayó que en caso de un empeoramiento de las perspectivas económicas, el banco central “está listo para aumentar el volumen y/o la duración del programa”, defendiendo la flexibilidad del mismo ante la potencial escasez de deuda disponible, así como el compromiso de la entidad para cumplir su mandato.

Asimismo, reconoció que esta decisión sobre la recalibración del programa de compras “no fue unánime”, ya que algunos miembros del Consejo eran partidarios de fijar un final o al menos señalarlo, mientras una “gran mayoría” prefirió mantener un final abierto.

“El programa de compras no tiene un final preestablecido y no terminará de golpe”, apuntó. En este sentido, el gestor de equipo de renta fija minorista de M&G Investments, Wolfgang Bauer, señaló que “mientras todas las miradas estaban puestas en la trayectoria futura del programa, Draghi logró ofrecer un tono de tranquilidad a los mercados a la vez que levantaba el pie del acelerador”.

De igual modo, el economista jefe de Robeco Investment, Léon Cornelissen, dijo que el BCE ha elegido una reducción “prudente” en línea con las expectativas, mientras que demuestra que está “definitivamente comprometido” a darle una oportunidad al crecimiento de la eurozona. “No hubo sorpresas y la reacción del mercado fue positiva, así que creo que la estrategia del BCE ha funcionado bien”, sostuvo.

Por otro lado, Cornelissen aseguró que “no se puede descartar por completo una primera subida de tipos en el cuarto trimestre de 2018, aunque es cierto que lo más probable es que espere hasta 2019”. En este sentido, explicó que si Draghi no sube los tipos antes del 31 de octubre –fecha prevista para su jubilación– podría convertirse en el primer presidente del BCE que nunca ha elevado los tipos de interés durante su mandato.

Entradas Relacionadas