El BCE revisará este jueves su programa de estímulos

Sin comentarios

El BCE revisaru00e1 este jueves su programa de estu00edmulos

Mario Draghi anunció el pasado mes de enero que en la reunión del Banco Central Europeo (BCE) del 10 de marzo revisaría el programa de estímulos que mantiene en la eurozona.

El presidente del BCE motivaba esta decisión en el incremento de los riesgos de la zona euro de caer en deflación, por la bajada del petróleo y la inestabilidad bursátil de los últimos meses.

Varios grandes bancos de inversión han lanzado sus previsiones sobre qué hará Draghi el jueves, estos resumen que recortará aún más los tipos de depósito, dejándolos en el -0,4 o -0,5%, además de aumentar el tamaño del QE, en al menos 10.000 millones de euros más al mes, y quizá retrasará de nuevo el fin de las compras, hasta junio de 2017. Estas medidas están orientadas a alejar definitivamente el peligro de deflación en la eurozona.

Carlos Salvador, profesor de Cunef, explica que “las expectativas macroeconómicas del BCE sobre la zona euro distan de ser optimistas. Por un lado, la inflación se sitúa en niveles próximos al fantasma de la deflación, con un crecimiento de los precios en el 2015 del 0,2%, según datos de Eurostat. Esto supone un grave quebradero de cabeza para Draghi, porque cuestiona la credibilidad de su mandato, basado fundamentalmente en la estabilidad de precios en la zona euro”.

Las nuevas medidas que se baraja que tomará Draghi pretenden apoyar a la eurozona a base de inyecciones de dinero, además de incrementar la presión a los bancos para que no aparquen sus fondos en el BCE, y empiecen ya a introducir liquidez en la economía real.

Por su parte, Benoit Couré, vicepresidente del BCE, destacó el miércoles pasado que “está creciendo la preocupación de que nuestra política monetaria está generando un escenario cada vez más adverso para el sector bancario. Somos muy conscientes de esto y estamos controlándolo de forma regular, además de estudiar qué mecanismos se usan en otras jurisdicciones para mitigar estas posibles consecuencias”.

Couré ha detallado que una de las medidas que podría tomar el regulador para quitar presión a los bancos es escalonar la facilidad de depósito, cobrando más a los que más dinero dejan en el BCE. Albert Enguix, gestor de GVC Gaesco, explica sobre esto que “el organismo está preocupado por el sector bancario, pues, en caso de reducir más la facilidad marginal del depósito, podría deteriorar más los balances de los bancos europeos”.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.